Sociedad Suscriptores

Gracias a Dios

Del encierro a la “salvación”: las congregaciones religiosas en la cárcel de mujeres.

Marcia, Mariana y varias internas más participan de una ceremonia religiosa a cargo de la Iglesia Universal en la cárcel de mujeres de Montevideo / Foto: Magdalena Gutiérrez

La feminización de lo religioso sigue vigente y su expresión no escapa al rezago del país: las cárceles. La Unidad 5, habitada por mujeres, es el centro penitenciario que recibe más iglesias. Las y los predicadores –que con el presupuesto de sus congregaciones refaccionan áreas de la cárcel, entregan kits higiénicos, ropa y comida, o abordan el consumo problemático de drogas– muestran un camino de egreso posible: los hogares Beraca y Remar.

Un ejército de
mujeres vestidas de negro rodea a una de ellas.“Yo destruí mi vida por
una mala decisión. Mejor me mato. Merezco estar acá, pero quisiera sacar el
odio de mi alma. ¡No doy más!”, grita la acorralada mientras cae al suelo y se
hace un ovillo. Como si las nubes oscuras se corrieran y dejaran que los rayos
de sol prevalecieran, se acerca...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Operadores penitenciarios con tareas de seguridad y más policías en las direcciones

¿Hacia qué seguridad?

Sociedad Suscriptores
Nuevo anuncio de reformas en el sistema penitenciario.

Humo blanco