Gusto amargo – Brecha digital
Edición 1566 Suscriptores

Gusto amargo

Los resultados sociales de las Afap están lejos de conformar y son más bien decepcionantes tanto para los jubilados y trabajadores organizados como para, al menos, sectores del gobierno. Las tres partes plantearán cambios al régimen jubilatorio por ahorro individual en el Diálogo Social anunciado por el presidente Tabaré Vázquez.

AFAPs por Ombú

“El Poder Ejecutivo les pide prudencia a los trabajadores cuando discute el presupuesto y las pautas salariales, mientras tanto les transfiere diariamente a las Afap 266 mil dólares por concepto de comisiones (eso es lo que las administradores de fondos de ahorro previsional le cobran a los trabajadores por administrar el dinero que tienen en las cuentas individuales), unos 8 millones de dólares por mes”, disparó, al ser consultado por Brecha, Ramón Ruiz, director social del Bps en representación de los trabajadores.

Entre los integrantes de la secretaría de Ruiz se percibe preocupación por lo que consideran nefastos resultados del sistema de las Afap: sostienen que pierde el Bps, el Estado y los aportantes, y las únicas beneficiadas son las propias administradoras privadas. Lamentan la...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Uruguay Suscriptores
Darío Pérez encabezará plan contra las drogas en Maldonado

Desempolvando el poncho blanco

Uruguay Suscriptores
Documentación uruguaya en manos de la Justicia argentina

Los vuelos de 1978 y los «traslados» de los GAU

Uruguay Suscriptores
El aumento de la pobreza infantil y la falta de respuestas

Nieblas y neblinas

Uruguay Suscriptores
La dualidad de criterios del MIDES y el ataque a las ollas populares

Una olla a presión

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo