Política Suscriptores

Hacia el número mágico

Son altas las posibilidades de que en este período no se llegue al 6 por ciento del PBI para la educación, a esta altura un concepto repetido casi como un eslogan. Algo parecido sucede con el famoso “cambio del ADN” educativo. Brecha consultó a diversos actores sobre la relación entre aumentar el presupuesto y lograr cambios profundos en la educación, y en todo caso cuáles no dependen necesariamente del dinero.

Foto: Fernando Pena

Desde la comunidad educativa machacan con que las cuentas no cierran. El incremento del gasto en educación, según el proyecto de la rendición, es de 1.500 millones de pesos para Administración Nacional de Educación Pública (Anep), 348 millones para la Universidad de la República (Udelar) y 204 para otros destinos dentro de la educación. La distancia entre lo otorgado y lo solicitado es significativa: la Udelar pidió un incremento presupuestal de 8.688 millones de pesos para lo que resta de este período de gobierno (véase nota de Mónica Robaina); la Anep 8.660 millones de pesos para el mismo período. Los números no convencen, y la forma en que se movió el gobierno generó distancias y acrecentó el malestar.

Los pasos en solitario del Ejecutivo limitaron, de alguna manera, las posibilidade...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
La narrativa breve de Mónica Ojeda

A(r)mar lo desarmado

Cultura Suscriptores
Amanda Berenguer sonora

Multiplicador del sol/voz

Sociedad Suscriptores
Diferencias entre MI y fiscales respecto a delitos cometidos por policías

Fricciones

Sociedad Suscriptores
Inundaciones, plombemia y ausencias en el barrio Alfonso Lamas

Vidas en pasaje