Cultura Suscriptores

Intertextualidad y gajes del oficio

El crimen del conde Neville, de Amélie Nothomb. Traducción de Sergi Pàmies. Anagrama, Barcelona, 2017. 113 págs.

El crimen del conde Neville, de Amélie Nothomb. Traducción de Sergi Pàmies. Anagrama, Barcelona, 2017. 113 págs.

Veintiséis novelas publicadas en 25 años parecen demasiadas, aun para alguien que en su infancia creía ser Dios, como afirma Amélie Nothomb (1967) en varias entrevistas. Más que con una deidad, se la identifica con la mujer excéntrica que aparece en la portada de sus libros luciendo sombreros extravagantes. Tal vez la reincidencia narcisista de estas fotografías se relacione con el caudal de elementos autobiográficos que nutren su obra.
Había leído algo de su narrativa, con poco interés, debo confesar, por la intrascendencia de una literatura que muy pronto dejó de lado el enojo de los primeros tiempos. Pero El crimen del conde Neville se anunciaba como un homenaje al Oscar Wilde de El crimen de lord Arthur Savile –nótese la equivalencia de títulos y apellidos–, y sentí curiosidad. Recor...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Mujeres que hacen historia

Popurrí de retazos

Bukowski sobre la escritura

Hola de nuevo, Hank

Críticas Suscriptores
LIBROS. SOBRE LA NUEVA NOVELA DE ROBERTO APPRATTO

Origen, fin y reinicio

Críticas Suscriptores
Un policial y algo más

A las mujeres las matan