Política Suscriptores

El juego de la mosqueta

En dos décadas el Mercosur pasó de acuerdo de libre comercio a proyecto de bloque político para disputar poder en un mundo convulsionado. Ninguna de las dos propuestas consiguió adhesiones suficientes como para convertirse en política de Estado. Más allá de las coyunturas, parece ser el punto flaco de la integración regional.

MERCOSUR por Ombú.

Cuando el ex presidente Luis Alberto Lacalle dijo que el Mercosur debería “volver a las raíces para hacer lo que quisimos hacer y establecer nuevas áreas de comercio, que le conviene a todo el mundo”, estaba diciendo una pequeña verdad en un mar de falacias. Le erró feo cuando afirmó que la alianza regional “se convirtió gracias a la influencia del presidente Chávez en un club político de gobiernos”. Lacalle parece desconocer que la apuesta del venezolano Hugo Chávez nunca fue el Mercosur (ya que puso en pie la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Alba), y era el mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva quien tenía la ambición de convertir al bloque regional en referente político, en un camino distinto al que se dieron los presidentes de las cuatro naciones que su...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente