Jugando a la realpolitik - Semanario Brecha
Edición 1468 Suscriptores

Jugando a la realpolitik

Una cosa buena dejó el pasaje por la cárcel de las Pussy Riot, esas muchachas rusas definidas como hacedoras de punk rock feminista (según la Wikipedia), y es que no lo van a hacer más. Los cantos y las performances en las que ponían bastante desenfado pero escaso talento darán paso ahora a una fundación en defensa de los derechos de los presos. Eso fue lo que dijeron Nadezhda Tolokonnikova y Maria Aliojina en la conferencia de prensa que brindaron unos días después de dejar la cárcel. Allí entraron dos años atrás, junto a otra de las Pussy, Ekaterina Samutsevich, luego de copar la catedral Cristo Salvador, templo principal de la Iglesia Ortodoxa rusa. Ese día desde el altar entonaron unas delicadezas que ofendieron al presidente Vladimir Putin, en momentos en que buscaba su lograda ree...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto