Sociedad Suscriptores
El sistema político mantiene a Juan Miguel Petit en el cargo

La expiación

El comisionado parlamentario para las cárceles, Juan Miguel Petit, estará en su cargo por cinco años más. Todos los partidos decidieron su continuidad y le dedicaron una sentida ovación en la Asamblea General, un apoyo que rara vez ha obtenido para hacer efectivas sus recomendaciones. Mientras la Ley de Urgente Consideración y el proyecto de presupuesto contravienen abiertamente sus señalamientos, el país sobrepasará el récord de 13 mil personas privadas de libertad.

Pedro Pandolfo

La elocuencia puede ser una contracara del remordimiento. Y el 14 de octubre, en el Parlamento, hubo una elocuente unanimidad: la Asamblea General votó, en pleno, la reelección de Juan Miguel Petit como comisionado penitenciario. Los legisladores expresaron su apoyo y exaltaron su papel como celador de los derechos humanos en la boca del huracán. Es la segunda reelección: Álvaro Garcé, que asumió por primera vez el cargo en 2005, fue reelecto en 2010. Pasaron diez años desde entonces y la reelección de Petit guarda llamativas similitudes con aquella. En ambas los legisladores ofrecen más elogios que respuestas.

En 2010 el entonces senador del Partido Nacional Gustavo Penadés veía en la figura de Garcé «una especial y sonora voz de alarma sobre la situación que padecen las cárceles...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La nueva Punta de Rieles: más encierro y menos trabajo

Pueblo fantasma

Sociedad Suscriptores
Personas trans en el sistema penitenciario

A rodar mi vida

Sociedad Suscriptores
Las cárceles como epicentro de violencia

Al margen de la ley

Sociedad Suscriptores
La vuelta de las visitas de niños a las cárceles

A la espera

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja