La mejor de las mudanzas – Brecha digital
Mediateca Ronald Melzer

La mejor de las mudanzas

En 2013, nuestro querido Rony –también fue crítico de cine en estas páginas– falleció, dejando un legado cultural enorme y una inmensa cantidad de películas en DVD (unos 8 mil títulos). Hoy este arsenal de títulos sale nuevamente a la luz en forma de mediateca, en el que seguramente sea el espacio más hermoso en el que jamás fueron anaquelados: a la orilla del lago en el castillo del Parque Rodó

HÉCTOR PIASTRI

Podías encontrarte a un Rony furibundo, verlo trepado a las paredes y defenestrando a Jean-Luc Godard, Arturo Ripstein o Theo Angelopoulos; si tenías suerte, dabas con él en una «modalidad» más civilizada, babeándose y desplegando elogios hacia Adrián Caetano, Tim Burton, Lucrecia Martel o quien corriese con la suerte de su aprobación temporal –claro que en unos meses estaría quizá descargando pestes sobre ese mismo cineasta–. Cuando se hartaba de discutir sobre cine, saltaba hacia la política, el fútbol, explicaba las diferencias idiosincrásicas entre los uruguayos y los alemanes, cuestionaba el kirchnerismo o proyectaba soluciones idílicas a los problemas de la producción cinematográfica local. Melzer era un personaje que se hacía oír y que jamás pasaba desapercibido; una fuerza de la naturaleza capaz de provocar rechazo y admiración simultáneos y que, en definitiva, fue clave para que el Video Imagen Club (VIC) fuese mucho más que un videoclub: un lugar de discusión y encendida charla, y un centro indispensable de formación cinéfila para varias generaciones.

Es probable que, entre los 8 mil títulos con los que cuenta el archivo de Rony –el VIC cerró sus puertas en 2018–, haya muchos que sean hoy prácticamente imposibles de conseguir y que la colección de cine uruguayo no tenga parangón alguno en espacios abiertos al público. La iniciativa fue impulsada fundamentalmente por Gabriel Peveroni como director de Montevideo Audiovisual –área del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo– y por el programador y distribuidor Gabriel Massa, quien fuera empleado del VIC y socio de Melzer en la distribuidora Buen Cine. A la videoteca se añadió también la colección personal de libros de cine de Walter Achugar, con publicaciones de referencia de los años sesenta, setenta y ochenta.

Si se registran, los usuarios pueden llevarse a su casa, sin costo, un libro y hasta dos películas por un período de una semana. Para quienes no dispongan de un aparato para reproducir DVD, el centro cuenta con una sala de visionado en la que los visitantes podrán acomodarse y ver el título de su elección. También habrá proyecciones, talleres, charlas con críticos y realizadores, por lo que el espacio supone un lugar de encuentro para quienes hacen y piensan el cine, aspecto del cual, en particular, Melzer se sentiría especialmente orgulloso. Simultáneamente productor y crítico, Rony reunía en su persona dos oficios que muchos creen antagónicos, pero que en esencia son impulsados por las mismas motivaciones: el amor por el cine y un deseo indomable de compartir experiencias.

Artículos relacionados

Edición 1930 Suscriptores
Sobre el estreno de La casa de Luisa

Una casa es una vida

Cultura Suscriptores
Ficción uruguaya en el IV coloquio de GESTA

De la pantalla a la palabra

Cultura Suscriptores
Divercine vuelve con su 31 edición a las salas uruguayas

Un plan especial

Cine. En Cinemateca y Sala B: 8 cuentos sobre mi hipoacusia

Mi guerra y mi paz