Cultura Suscriptores

La poética del frío

La ciudad blanca, de Karolina Ramq-vist. Traducción de Carmen Montes Cano. Anagrama, Barcelona, 2017. 188 págs.

La ciudad blanca, de Karolina Ramq-vist. Traducción de Carmen Montes Cano. Anagrama, Barcelona, 2017. 188 págs.

En una casa enorme y vacía camina Karin con su hija recién nacida, Dream. Parece haber sido consumida por el letargo, todas sus acciones acompasadas a un ritmo somnoliento y frío. Da de comer a su hija, recorre la casa, abre cajones, estantes, se encuentra siempre frente al vacío. Está esperando algo.
Karin está sola. John, su pareja, se fue –murió, la abandonó, está preso– y ella está sola. No tiene plata, vende todo lo que puede y es acosada por los servicios sociales que van a desahuciarla. Karin está desesperada. No lo podemos ver demasiado por la narración, que es monótona y fría, que no se adentra demasiado en lo que siente su protagonista, pero podemos suponer que está desesperada. Da vueltas por su casa, se queda dormida en el frío de la noche, vaga con la ropa de su marido desap...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
True crime y literatura

Mujeres de armas tomar

Críticas Suscriptores
Los sueños como tema literario

Bastante onírico

Cultura Suscriptores
Lanzamiento editorial

Jugada doble

El libro y las políticas públicas.

Bibliografía básica