La política del descarrilamiento - Semanario Brecha
Mundo Suscriptores
El desastre ambiental en Ohio y el lobby ferroviario

La política del descarrilamiento

Veinte días después que el descarrilamiento e incendio de un tren de carga desparramó contaminación en Ohio, el expresidente Donald Trump –cuyo gobierno debilitó las regulaciones de seguridad ferroviaria– va de visita y critica al gobierno del presidente Joe Biden, quien está tan ocupado con el resto del mundo que no ha tenido tiempo para visitar el área del desastre.

Descarrilamiento en East Palestine, Ohio / Europa Press

l sistema ferroviario de Estados Unidos, que se extiende sobre unos 257.700 quilómetros y emplea a más de 177 mil trabajadores, consiste mayormente de trenes de carga que movilizan el 40 por ciento de los productos y mercancías en todo el país en un negocio valorado en 110 mil millones de dólares anuales.

Hay en el país del norte siete compañías mayores de carga ferroviaria: Union Pacific y BNSF, que dominan el oeste del país; CSX y Norfolk Southern, que operan primordialmente en la costa este, en tanto que Kansas City Southern, Canadian Pacific y Canadian National manejan las rutas de norte a sur. Amtrak, que es el servicio de trenes de pasajeros en Estados Unidos, es dueña de apenas el tres por ciento de las vías.

Durante el siglo XIX, la red ferroviaria en crecimiento constante, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El planeta cada vez se calienta más

Asomando a un mundo distinto

Edición 1990 Suscriptores
Las batallas por la costa

Como arena entre los dedos

El eje del carbón entre Colombia y Alemania (III)

Una tierra que ya no es tierra

Contradicciones esenciales estallaron en la cumbre de Dubái

El sultán, el crudo y el clima al desnudo

El eje del carbón entre Colombia y Alemania (II)

Un hoyo negro que todo lo traga