Sociedad Suscriptores
Una sentencia histórica

La punta del iceberg

Si bien la Justicia falló a favor de Julio de los Santos y en contra de Arrozal 33, los trabajadores denuncian persecución sindical y falta de respaldo para denunciar los abusos empresariales en el medio rural.

Santiago Mirande, abogado defensor de Julio de los Santos Héctor Piastri

Pese a que la jueza Elena Salaberry, del Juzgado Letrado de Trabajo del 7.o Turno, halló culpable en primera instancia a Arrozal 33 por producirle casi un 90 por ciento de incapacidad física a Julio de los Santos, quien respira con la ayuda de tanques de oxígeno, las partes victoriosas muestran y piden mesura. La sentencia, emitida el martes, se puede apelar. Pero lo cierto es que, de perdurar, este sería el primer caso ganado por un trabajador rural contra su empleador por envenenamiento con agroquímicos, lo que significa que este proceso judicial de tres años, que incluyó dos instancias periciales y un expediente de 1.500 páginas, fijaría un antecedente que podría citarse en casos futuros. En resumen, comenzaría la jurisprudencia.

«La exposición a factores contaminantes de naturaleza...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sobre el posible ingreso de una nube de langostas a Uruguay.

Las invasiones bárbaras

Sociedad Suscriptores
Precaria regulación de plaguicidas en Uruguay.

Lo primero es la salud (y el ambiente)