La reina de la chatarra – Brecha digital
Edición 1561 Suscriptores

La reina de la chatarra

De la odisea de un ciudadano para deshacerse de esa computadora que ya no usa. De la ruta de la basura eléctrica y electrónica en el país y en el mundo. De las empresas que antes compraban esa chatarra (y los metales preciosos que contienen) y hoy cobran por retirarla, de todo eso habla esta nota. Pero no todo está perdido: dos borradores de ley vienen en camino.

¿Qué debe hacer un mortal uruguayo –y por lo tanto de paciencia limitada y con información sobre el tema ídem– para deshacerse de sus desechos eléctricos y electrónicos sin sucumbir ante el contenedor? Primero que nada, la definición más extendida para referirse al tema es la de la sigla Raee: “residuos de aparatos eléctricos y electrónicos”, y el concepto comprende desde un pendrive hasta una heladera. Según el informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (Uit)1 presentado hace apenas cinco meses, cada uruguayo desecha la increíble cantidad de nueve quilos y medio de Raee por año, apenas detrás de Chile con 9,9 quilos. Se calcula que cambiamos de teléfono celular cada dos años y de laptop cada cuatro; el Plan Ceibal y las tablets del plan Ibirapitá para los jubilados no brindan...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?