Viaje por la poesía de Mario Benedetti

La reinvención de lo real

La poesía de Benedetti quizás haya nacido, tal como la conocemos, en su encuentro con un libro del poeta argentino pionero del llamado sencillismo. Desde la década del 40 hasta el fin de sus días, Benedetti escribió y publicó una poesía de calidad y, al mismo tiempo, accesible, dialogante con el entorno, comprometida y comunicante. Su condición de voraz lector y estudioso de las literaturas nacional, regional y universal le agregó un espesor particular a su producción poética. Su obra y la reflexión sobre la poesía que esta incluye son una referencia insoslayable para quien desee frecuentar el género.

Láminas con frases de Mario Benedetti en el Mercado de los Artesanos de Montevideo. Héctor Piastri

Un hombre muy joven en el banco de una plaza en una ciudad extranjera lee un libro. Este podría ser el mito fundacional. El hombre joven es Mario Benedetti; la plaza, la de San Martín, en Buenos Aires; el libro, una antología de poesía de Baldomero Fernández Moreno (1886-1950). Casi 50 años después del encuentro con los textos «sencillistas» del autor del libro Ciudad (1917), uno de los primeros en instalar el protagonismo del paisaje urbano en el territorio de la poesía rioplatense, Benedetti planteó: «La originalidad de Baldomero Fernández Moreno está tal vez en la calidad de su mirada y en la sencillez con que transmite ese resultado visual […]; posee una claridad, una diafanidad que hasta entonces no había tenido virtualmente cultores en la poesía argentina de comienzos de siglo».1

...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mario Benedetti y su congénita función de indagador

Un intelectual en su tiempo