Cultura Suscriptores
“El Eternauta”, vigencia de un clásico.

La resistencia

El último testimonio sobre el paradero de Héctor Germán Oesterheld es el de Eduardo Arias,1 quien pasó junto a él la Nochebuena de 1977 en el centro de detención clandestina El Vesubio. Oesterheld, el creador de “El Eternauta”, se presume fue asesinado en las cercanías de Mercedes, Buenos Aires2 –la ciudad donde nació Jorge Rafael Videla–, entre enero y febrero de 1978. A 40 años de su desaparición y a 60 de que la mítica historieta del viajero del tiempo se publicara en el suplemento semanal de Hora Cero, su lectura sigue siendo indispensable.

El Eternauta. La historieta original, de Héctor G Oesterheld y Francisco Solano López. Doedytores. Buenos Aires, 2016. 351 págs.

Es de noche. Un hombre en su escritorio siente un ruido, como si alguien se hubiera sentado en la silla que tiene enfrente. De pronto, una figura humana comienza a materializarse. El hombre de hábitos nocturnos es un guionista de historieta. El que acaba de aparecer ante sus ojos dice ser un navegante del tiempo, un viajero de la eternidad. Dice haber sido bautizado “el Eternauta” por “una especie de filósofo del siglo XXI” que tuvo la habilidad de reducir su “triste y desolada condición de peregrino de los siglos” a una sola palabra. Así nos enteramos de que viene del futuro y que tiene una historia que contar.

De esta manera comienza la historieta que Héctor Germán Oesterheld guionó para Hora Cero semanal y que dibujó Francisco Solano López. Comenzó a publicarse el 4 de setiembre de 1...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Los cómics de Charles Forsman y las series de Netflix

Todo mal

Cultura Suscriptores
Genealogía y presente de los superhombres.

Una armadura refulgente

Cultura Suscriptores
Stan Lee (1922-2018)

Los superhéroes no lloran