Política Suscriptores
Violencia institucional en Uruguay

La rienda corta

El Serpaj plantea la necesidad de crear una fiscalía especializada en violencia institucional, ante un incremento de las situaciones de violencia que tienen al Estado o a sus funcionarios como agentes activos de la agresión. Sin embargo, la propuesta es percibida con escepticismo, tanto por la falta de presupuesto como por lo que esta implica.

Héctor Piastri

La violencia institucional es una práctica estructurada de exceso de poder, ejercida por el propio aparato estatal, que vulnera el derecho de todas las personas. Las víctimas de este tipo de violencia suelen ser las poblaciones más vulnerables de la sociedad: niños, niñas y adolescentes, personas LGBTIQ, personas racializadas, población institucionalizada y sectores económicamente excluidos.1

Los términos violencia institucional incluyen el conjunto de acciones en las que el Estado o sus funcionarios se convierten en victimarios. Allí se engloban casos de violencia policial y situaciones ocurridas en instituciones de encierro, como las cárceles de adultos y de adolescentes, los hospitales y las clínicas psiquiátricas, los hogares de amparo o los centros de larga estadía. También la vio...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La Policía y los adolescentes de la periferia

«Rutina es pegarnos»

Sociedad Suscriptores
Homicidio que involucra a la Policía de Artigas permanece sin avances en fiscalía

Una acción defensiva

Sociedad Suscriptores
Diferencias entre MI y fiscales respecto a delitos cometidos por policías

Fricciones

¿Qué pasa con los casos de «legítima defensa» policial en la justicia?

Archívese

Sociedad Suscriptores
La criminalización de los cultivos legales de marihuana por el gobierno

Desfasados