Sociedad Suscriptores
Anarquistas y cristianos

Las barbas de Cristo y Kropotkin

Aunque los citados parezcan irreconciliables y las iglesias ardan en alguna consigna rojinegra, el diálogo entre sus seguidores viene durando y mostró su fecundidad, entre otras veces, hace tiempo, por acá.

Integrantes de la Comunidad del Sur llegando a El Arado un domingo de 1954 Gentileza de Bruderhof Historical Archives

Son las ocho de la noche en Montevideo y las seis de la tarde en Nueva York. La pantalla del teléfono se ilumina y aparece la foto de Coretta Thomson (sonriente, con un bebé en brazos; su cabello rubio asoma bajo el pañuelo). Su español con acento viaja por el continente y se mete en el cable de los auriculares. Llega desde el Bruderhof, una comunidad cristiana de raíz anabautista surgida hace poco más de un siglo,1 con sede en Estados Unidos. Allí nació Thomson, en 1987.

Después, otra llamada. A estas latitudes. Es Laura Prieto. Nació en una comunidad distinta, libertaria. La Comunidad del Sur, creada en 1955, ha sido la experiencia uruguaya comunitaria y anarquista (aunque nunca se nombró explícitamente de esa forma) de mayores dimensiones e influencia. Quien está del otro lado del t...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

A propósito del artículo “El anarquismo de derecha”

Anarquismo, el valor histórico de las palabras

Tiempos de revuelta

Miradas anarquistas

Con Laura Fernández Cordero, sobre anarquismo y libertad sexual

Pioneros de otro amor