Los de atrás vienen conmigo

Rodrigo Arim es el nuevo rector de la UDELAR.

Foto: Santiago Mazzarovich

Cual tribuna del Centenario en un día de clásico, los cánticos cruzaban de un lado a otro usando y abusando de la gran acústica del Paraninfo de la Universidad. También cruzaron en varias direcciones los insultos, los deditos mayores para arriba y los pedidos encarecidos de los integrantes de la mesa para que una de las más agitadas reuniones de la Asamblea General del Claustro (Agc) de los últimos años pudiera terminar de la forma más decente posible. Faltaban las palabras del flamante rector. Luego de unos 20 minutos de espera –los gritos de “Arim rector” y “Arim botón” cantados al mismo tiempo se fundían en una misma fonética–, el economista Rodrigo Arim decidió salir del paso hablando sin micrófono: “A partir de mañana, independientemente de nuestras diferencias, tenemos que empezar a dialogar y avanzar en la construcción de un proceso de transformación universitaria. Se lo debemos al país, no solamente a la Universidad”, dijo para los que lograron escucharlo.

Los que gritaron desde las gradas hasta quedarse sin voz pertenecían a diferentes agrupaciones universitarias que, junto al Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos, decidieron desde el principio no apoyar a ninguno de los dos candidatos. Y así lo expresaron en sus pancartas: “Gane quien gane, pierde la Universidad”. “Andate preparando Rodrigo, que te vamos a enfrentar”, “Hay un banquero suelto en el rectorado, viene a hacerle el negocio a los privados”, “Ahí está, ahí lo ven, es el rector de Santander”, cantaron. También hubo gritos para los que votaron a favor de Roberto Markarian, sobre todo en referencia a la polémica sobre el Hospital de Clínicas y la propuesta de su reforma bajo participación público-privada.

Por decir fútbol

 

RO DE RODRiGO Y DE ROBERTO. Arim ganó la elección con 59 votos (necesitaba 57) frente a 44 de Markarian. Lo respaldaron 15 estudiantes, 28 docentes y 16 egresados, mientras que al veterano matemático lo votaron 12 estudiantes, 19 docentes y 13 egresados.

Los diez votos de la Corriente Gremial Universitaria (Cgu) fueron decisivos. Conscientes de que su bloque podía decidir la elección, declararon su apoyo a Arim el lunes de esta semana, no sin antes negociar con el candidato. Agustín Marchesano, secretario general de la Cgu, dijo a Brecha que en la reunión que mantuvieron en los días previos a la elección le trasladaron tres de sus principales planteos y “él asumió el compromiso de llevarlos adelante”. El primero es la realización de una evaluación interna de la Universidad, “tanto académica como de gestión”. En segundo lugar, acciones concretas en el tema descentralización y la “autonomía académica y presupuestal de los centros regionales (Cenur) en el Interior”. Por último, la necesidad de posicionar a la Universidad frente al país, la región y el mundo. “Por ahora el acuerdo es programático –advirtió el estudiante–, pero por supuesto que nos gustaría tener participación en la gestión, y seguiremos conversando a ver si la Cgu puede participar en los diferentes órganos centrales.”

 

LOS 100 PRIMEROS DÍAS

¿Le duele ver al movimiento estudiantil tan fragmentado en su elección? –fue la pregunta al rector electo.

—Para alguien que se inició en la militancia política del movimiento estudiantil es doloroso. Ver a la Feuu con estos niveles de confrontación interna duele, por la Feuu y por la Universidad, porque en realidad necesitamos tener colectivos fuertes que aporten a la construcción de una nueva Udelar.

Ahora lo que hay que hacer, dijo Arim a Brecha, es construir desde el rectorado: “No vamos a intervenir en la vida gremial, pero sí vamos a generar espacios de encuentro que nos permitan trabajar desde la diversidad y desde la discrepancia”.

Por decir fútbol

Arim evaluó como “extremadamente positiva” la campaña electoral, marcada por una serie de debates programáticos con su contendiente, a pesar de algunos golpes bajos vinculados a sus títulos de posgrado. Y sobre la última reunión y las negociaciones con la Cgu dijo que “sus planteos son bastante consistentes con la agenda que he planteado en toda la campaña: la evaluación externa de la Universidad y el desarrollo del Interior. Hay que priorizarlos”, dijo Arim a Brecha. Y coincidió en que es necesario transferir de a poco y “con mucha mesura” cada vez más responsabilidades a los Cenur.

“Lo primero que hay que hacer es conversar con los colectivos”, insistió, y que eso “nos sirva como insumo central para elaborar una ley de presupuesto sólido para salir a pelear en 2020”. A partir de eso, anuncia el nuevo rector, hay que comenzar a trabajar en los cambios en el marco institucional, entre ellos la ley orgánica: “Eso no quiere decir presentar su modificación en cualquier contexto, sino tener un proyecto universitario de transformación”.

Artículos relacionados