Malabares diplomáticos - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Malabares diplomáticos

Uruguay y México siguen apostando al Mecanismo de Montevideo para una salida pacífica en Venezuela.

El canciller Rodolfo Nin Novoa, el presidente Tabaré Vázquez y la representante de la Unión Europea Federica Mogherini durante la apertura de la primera reunión del denominado Grupo Internacional de Contacto en Montevideo, el 7 de febrero / Foto: Presidencia, Manuel Tor

El gobierno uruguayo
viene siendo hostigado por su posición sobre Venezuela: desde fuera por las
presiones que recibe tanto de países europeos como de Estados Unidos, y en lo
interno por una oposición que no escatima adjetivos en su postura oportunista y
electoral. Pese a todo, Uruguay y México afianzan el apoyo del secretario de la
Onu y del Vaticano para concretar
una salida de diálogo y negociación.

Uruguay ingresó al
campo de fuego de Estados Unidos por su posición internacional respecto de la
crisis venezolana. Al insistir sobre la necesidad de promover una solución
pacífica y negociada, y al rechazar tajantemente un intervencionismo militar,
Uruguay recibió una “sugerencia” del vicepresidente de Estados Unidos, Mike
Pence, que olió a presión y advertencia, y que recuerda las táct...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

Cuatro propuestas a partir de las bases programáticas del FA

La integralidad de la lucha contra la pobreza infantil

La reforma de la seguridad social y la campaña del FA hacia las internas

Una piedra en el zapato

Edad mínima, prestaciones decorosas, el negocio de las AFAP

De esto no se habla

Edición 1986 Suscriptores
Cuatro candidatos en el FA y un talante conciliador

Sin mayores sobresaltos