Más cerca del cielo – Brecha digital
Edición 1921 Suscriptores
Aiguá apuesta a la naturaleza y a la revalorización del pueblo

Más cerca del cielo

En el norte de Maldonado, donde se encuentra el punto más alto del país, crece la cantidad de extranjeros que se radican todo el año o construyen su segunda residencia para vivir la experiencia de conectarse con la naturaleza rural, alejada del clásico faranduleo del sur costero. Entre grutas y sierras, el pueblo-ciudad apuesta a su segundo nacimiento.

Gruta de Salamanca, Aiguá. SERVANDO VALERO

Ascenso marca el cartel. La gruta de Salamanca se encuentra ahí arriba, en la sierra de Sosa, al noreste de Maldonado y casi en la frontera con Lavalleja y Rocha. Un parador antecede el principio del camino de piedras –cada tanto alterado por escalones de madera–, cuyo cielo es una galería de guayabos, coronillas, enviras, helechos, arueras, canelones y palmeras. Apenas pasan los rayos del sol vespertino. El frescor natural eriza la piel de los paseantes, que driblean sobre el piso escarpado y húmedo, en medio de un silencio alterado por las voces de otros aventureros perdidas en el monte y por la frondosa trama de las ramas que mece la brisa invernal.

En el punto de partida hay carteles que exhortan a cerrar la boca y a no tirar basura. Nada de guías que cuenten la famosa leyenda del ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1921 Suscriptores
Avistamiento de ballenas en la costa

El misterio de los gigantes pacíficos

Edición 1920 Suscriptores
Maldonado, Canelones y Rocha, organizados en defensa de las playas

La costa no se entrega

Edición 1913 Suscriptores
El futuro ambiental de Punta Colorada se jugará en la justicia civil

Las garras del león

Sociedad Suscriptores
Estacioneros, tarjetas, rentabilidad y la famosa libertad

El gusto del papel