Mírenme por última vez, envidiosas, que ya no vuelvo - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Mírenme por última vez, envidiosas, que ya no vuelvo

El pasado viernes murió en Santiago de Chile, Pedro Lemebel. Narrador, performer, cronista. Homosexual, militante, comunista. Dejó una literatura única, mezcla de poesía, conciencia política y barrio marginal, de la que se sale como de un tren descarrilado.

Lemebel

A los textos de Lemebel se vuelve cuando un montón de libros empiezan a parecernos “meritorios”. Cuando demasiados discos, películas, obras de teatro empiezan a parecernos “bien”. Se vuelve a leer a Lemebel cuando se está harto de no sentir nada.

Hay más vida en un libro suyo sobre la muerte, más amor en sus textos sobre la violencia, más “hombría” en su universo de maricas, más dignidad en sus personajes humillados, de lo que es posible señalar en una nota que es la noticia de su muerte.

Pedro Mardones Lemebel murió de cáncer de laringe, la única manera que encontró el universo de hacer que se callara de una vez. Es que era un espanto para los amantes de la calma. Un horror para la clasificación y el orden. Un peligro para cualquier regla. Un susto hablante y escribiente y performan...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón