Edición 1475 Suscriptores

Nacido para fallar

El nombre técnico es “obsolescencia programada”; demasiado enrevesado y aséptico. Los pibes del barrio más ilustrados dicen: “’Tán de vivos”, mientras los más perspicaces sueltan un: “Nos están cagando”. El “wikidiccionario” la define: “Determinación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo tal que tras un período de tiempo (sic) calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño de dicho producto o servicio, éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible”. La “como-se-llame” comenzó a utilizarse masivamente con la producción en masa, y sobre todo luego de la crisis de 1929, para disminuir la sobreproducción de mercancías y la sobreabundancia de artículos en el mercado, aunque en realidad quien sacó al capitalismo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?