Nada banal – Brecha digital
Edición 1560 Suscriptores

Nada banal

Catedrática de ética y filosofía política de la Universidad de Valencia, Adela Cortina es la primera mujer admitida en la española Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y una voz que se hace oír en los debates políticos. Estuvo en Montevideo para la celebración de los 70 años de la Facultad de Humanidades. Dialogó también con Brecha.

Foto: Manuela Aldabe

En España el debate público se extiende, se fortalece. Ciudadanos que limitaban su participación al sufragio ahora se agrupan en función de diversos asuntos, los estudian, proponen soluciones, enriquecen la discusión. “Ya ni sé a cuántas de estas organizaciones pertenezco”, ilustró su diagnóstico Adela Cortina. “Parece que justo cuando los filósofos depositan más confianza en el debate público y más energía dedican a reflexionar sobre las condiciones en que éste debe desarrollarse, menor calidad termina teniendo”, había propuesto Brecha.

Pero sea cual sea el estado de salud de la discusión ciudadana –y aunque el asunto de su tesis doctoral ( “Dios en la filosofía moral kantiana”) no parecía augurarlo–,  parece indudable que Cortina hace lo suyo por mejorarla. La pensadora interviene sis...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?