Nafta al fuego - Brecha digital
Política Suscriptores
Tensas relaciones entre autoridades de ANCAP y el sindicato

Nafta al fuego

Por primera vez desde el retorno de la democracia, la refinería de ANCAP cesó su actividad por una medida gremial, en un contexto de fuerte tensión entre el sindicato de trabajadores y el directorio del ente petrolero.

Durante el conflicto de Ancap fue apagada la llama de la refinería de la planta de La Teja Focouy, Gastón Britos

El diálogo está roto. Días atrás, a pedido del ministro de Trabajo, Pablo Mieres, el directorio de ANCAP y el sindicato de la empresa, Fancap, mantuvieron una reunión bipartita para intentar zurcir las diferencias que existen entre ambos. Se pretendía buscar puntos de acuerdo, luego de que los directivos de la empresa estatal denunciaran el convenio colectivo celebrado entre las partes. Pero el diálogo resultó infructuoso.

La tensión tuvo un nuevo pico esta semana, cuando el gremio definió un paro de 24 horas contra la privatización del sector del pórtland. La ausencia del convenio colectivo –aprobado en 1993 y ratificado en 2000– dejó sin efecto la obligación de disponer una guardia gremial para mantener la operativa de la empresa. Esto llevó a la paralización, por primera vez desde e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Gas Sayago: cuestionan declaraciones de Enrique Antía y José Amy

Recuerdos selectivos

Política Suscriptores
Obligado por el referéndum, el gobierno se apoya en las empresas públicas

Un parate ideológico

El deterioro del rubro del pórtland de ANCAP y los intereses privados que lo rondan

En el horno

Anuario 2021 Suscriptores
El aumento de los combustibles y un conflicto a varias bandas para el gobierno

Del dicho al no hecho

Política Suscriptores
Con la ingeniera química Mónica Loustaunau

«Todo precio es político»