Ni a irse ni a quedarse - Brecha digital
Edición 1469 Suscriptores

Ni a irse ni a quedarse

JUAN GELMAN (1930-2014) Tantas veces charló con la muerte que el primer poema de su primer libro ya era un epitafio. En aquel primer poema se declaraba el más común de los mortales: como a todos, le alegraban la primavera, las manos juntas, lo feliz. Juan Gelman ha muerto –como él diría, “finalmente”–, y quedan sus libros, en el límite exacto en que la luz se vuelve oscuridad de repente. Y viceversa. Es difícil hacer lo que hace Juan Gelman con las palabras. Las pone bajo una nueva luz, sin que pierdan su esencial sencillez. No es que el poeta señale que las palabras son más complejas de lo que aparece a simple vista, sino todo lo contrario. Las palabras son las que son y ya decían lo que dicen. Sólo que, hasta ese momento, uno no se había dado cuenta. Sin embargo, no es esta una virtud ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La extradición de Assange y la carta australiana

Cara de póquer

Política Suscriptores
El gobierno anuncia acuerdos con multinacionales para buscar petróleo en la plataforma continental

Festejando al borde del precipicio

Mundo Suscriptores
Ecuador: los de abajo en el centro del escenario político

Doce días de pie

Sociedad Suscriptores
Los «bandidos del automóvil»: un asalto en la década de 1910

Noticias de ayer

Sociedad Suscriptores
Las modificaciones a la ley de negociación colectiva

El clon