Sociedad Suscriptores
La persecución de los clubes cannábicos

No planten nada

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, apuntó contra los clubes cannábicos. La llegada de supuesta marihuana uruguaya a Brasil hizo que el jerarca saliera, un día sí y el otro también, a disparar contra los clubes, sugiriendo que podrían aprovechar una actividad lícita para vender la producción en el mercado negro y proponiendo que la Policía se hiciese cargo de su fiscalización. Sin embargo, los hechos muestran otra cosa.

Interior de un club cannábico en Montevideo. Mauricio Zina

Esto no es una fábrica de faso», dice el anfitrión, en medio de un aire denso e impregnado de un olor dulzón que pesa en los ojos y seca la boca. La humedad de la casa ayuda: a pesar de los arreglos, en las paredes se adivina el paso del tiempo y el abandono vivido durante años antes de la llegada del club de membresía, a principios de este año. Las plantas están en un patio interno, alto y coronado por una claraboya. Además de los pocos rayos de sol que entran –puesto que la claraboya solía estar tapada por una membrana–, tienen luces de sodio de 400 watts para la vegetación. Una vez listas, pasarán a un cuarto –también amplio y alto–, donde serán expuestas a luces de 600 watts para que florezcan. Más allá de la zona de las plantas, un pasillo largo lleva a una sala de estar amplísima, e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Daniel Radío y el consumo regulado del cannabis

«Quiero insistir en que nadie va a desmontar nada»