“No podemos entrar como un elefante al bazar” - Brecha
Destacados Suscriptores

“No podemos entrar como un elefante al bazar”

La metáfora del título resume la actitud que parece elegir la ministra de Industria Carolina Cosse frente al sector privado, el gran capital, la integración regional y la interna frenteamplista. Tan elogiada como criticada, ahora como ministra se propone “concretar” la estrategia industrial de los gobiernos anteriores.

Foto: Alejandro Arigón

Cuando el ex presidente José Mujica la eligió en 2010 para dirigir Antel, Carolina Cosse era una perfecta outsider del ambiente político aunque emergiera desde el Mpp. Antes de extender la fibra óptica o de batallar a favor del Antel Arena, esta ingeniera eléctrica de 53 años trabajó para varias empresas privadas, incluyendo una en la que lideró la capacitación de los venezolanos para votar con la huella digital. Estuvo además a cargo de la implementación tecnológica del Sistema de Transporte Metropolitano. Tan elogiada como criticada, ahora como ministra se propone “concretar” la estrategia industrial de los gobiernos anteriores. Muy medida en sus valoraciones políticas, dejó entrever su discrepancia con Danilo Astori respecto de que las inversiones de las empresas públicas fueron descoor...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1975 Suscriptores
JUTEP intima a Sartori a informar sobre su incremento patrimonial y sus empresas

Declaración junada

Uruguay Suscriptores
Un caso reciente expone ineficiencias del control médico durante la detención

Garantía de nada

Edición 1975 Suscriptores
Las acreditaciones del ministro Pablo da Silveira

M’hijo el dotor (colombiano)

Edición 1975 Suscriptores
La pobreza infantil, los cambios demográficos y los cambios políticos

Menos, y más pobres