No se calló la cabra – Brecha digital
Destacados Suscriptores
La Institución Nacional de Derechos Humanos inició acciones de oficio contra la censura de Tenfield a una murga.

No se calló la cabra

Detrás del colorido, la pintura y el disfraz, la fiesta de Momo encierra zonas oscuras y conflictos que muchas veces se laudan en clave mafiosa. Esta vez le tocó a la murga Cayó la Cabra, que hizo un par de chistes que le molestaron a Tenfield y le aplicaron la censura.

Cayó la Cabra en una actuación en el Velódromo Municipal / Foto: Adhoc, Javier Calvelo

El Carnaval y el fútbol tienen varios aspectos en común: son pasiones populares donde hay hinchadas, pases estelares, liguilla, premios, campeones, dueños de conjuntos que a la vez son contratistas o ex futbolistas, fuertes intereses económicos y pequeños espacios de poder. También coinciden en que las dos actividades se inscriben en una suerte de realidad paralela, un circuito cerrado donde campea la arbitrariedad de “capos” y “padrinos” y donde no es bienvenida casi ninguna regulación externa. Otra coincidencia es que ambos espectáculos son transmitidos por la empresa Tenfield, que paga por los derechos de televisación e impone sus reglas de juego con bastante discrecionalidad y con métodos que a esta altura resultan torpes y algo anacrónicos. Un ejemplo de esto último es la censura que ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1913 Suscriptores
Con Claudia Conde, integrante de la Comisión Pro Género de Daecpu

«No puede haber medias tintas»

Mundo Suscriptores
El carnaval en la campaña electoral brasileña

Reducción de daños

La consolidación de Más Carnaval

Alegría sin padrinos