Pánico en la embajada – Brecha digital
Destacados Suscriptores

Pánico en la embajada

El gobierno cree que la filtración de la supuesta “expulsión” del diplomático iraní por parte de Israel pretende condicionar la acción de la futura administración en materia de política exterior hacia Oriente Medio. Y, además, encender luces amarillas sobre el accionar de la embajada de Irán en Uruguay.

Explosivos. Foto: Federico Gutiérrez

El caso del iraní Ahmad Sanat Gol no es para la embajada de Israel el caso Ahmad Sanat Gol sino el leading case de una disputa más vasta. El involucramiento del diplomático iraní por parte de los servicios de inteligencia israelíes y la embajada de Israel como sospechoso de colocar el 24 de noviembre pasado un maletín vacío frente a la representación diplomática de Israel se inserta en el marco del cenagoso terreno de la relación entre Tel Aviv y Montevideo, en cuyo devenir la colectividad judía se percibe a la defensiva y hasta atacada. No es de ahora: hace rato que representantes diplomáticos y sociales de la comunidad israelita juzgan que existe en nuestro país un creciente “proceso de distanciamiento” entre Uruguay e Israel, que consideran deliberado y peligroso. Como avanzada de esa t...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?