Pantalla bloqueada – Brecha digital
Nueva propuesta de la IM para salvar el préstamo del BID

Pantalla bloqueada

El préstamo de 70 millones de dólares que el BID aceptó otorgar a la IM para obras de saneamiento, limpieza y recolección de residuos suscitó más pasiones que las esperadas. Mientras que la oposición en la Junta Departamental, poseedora de los votos necesarios para aprobarlo, considera que lo ideal sería «partir» el proyecto y votar lo que suscite acuerdos, el ejecutivo departamental considera que esto «no es viable», por la estructura del propio préstamo. A dos semanas de la fecha límite, la comuna propone incorporar al proyecto del BID las obras de saneamiento propuestas por el PN para garantizar su cumplimiento.

Conferencia de prensa de la intendenta Carolina Cosse y los ediles de la bancada del Frente Amplio sobre anuncios acerca del programa del BID adhoc, Javier Calvelo

A dos semanas de que se venza el plazo para aprobar el préstamo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aceptó otorgar a la Intendencia de Montevideo (IM), en la junta departamental de la capital no se avizoran acuerdos. Los 70 millones de dólares del préstamo estarían destinados a ejecutar la sexta etapa del Programa de Saneamiento Urbano (PSU VI) (véase «¿De qué va?»), pero en el entuerto se entrecruza lo estrictamente vinculado a la gestión montevideana con las perspectivas políticas nacionales. Aunque la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, prometió completar la totalidad de su mandato en la comuna, su candidatura a la presidencia en 2024 se da por descontada entre propios y ajenos. Allí calibran sus miras blancos y colorados, en franca minoría en la capital, pero en poder de los tres votos que la IM necesita para alcanzar la mayoría especial que el préstamo requiere, dado que implica tomar deuda por fuera del actual período de gobierno.

ATRINCHERADOS

Antes del 17 de febrero –fecha límite para que el ejecutivo departamental envíe el proyecto a la junta–, la oposición montevideana le pedirá una reunión al representante del BID en Uruguay, según informó El País (2-II-22). El miércoles 2, la mesa de trabajo de la coalición de gobierno conformada en el órgano legislativo departamental, que nuclea las bancadas de ediles de los partidos Nacional (PN), Colorado (PC) y de la Gente, envió un mail a Cosse en el que indica: «El 10 de enero se dio respuesta a la propuesta realizada por la Sra. intendente al manifestar esta mesa que los partidos y movimientos políticos que la integran no acompañaríamos el préstamo en los términos en que fue enviado a la Junta Departamental». Además, las bancadas opositoras indicaron que les alegraba «que la IM manifieste tener una capacidad de ahorro de más de 12 millones de dólares», en referencia a la carta que Cosse envió a la mesa de trabajo, en la que remarcaba la importancia de las obras de saneamiento y aseguraba que habría una partida presupuestal de fondos de la comuna de 12,5 millones de dólares para ejecutar las obras propuestas por el PN.

La carta, enviada luego de una reunión de la jefa comunal con el presidente de la república, Luis Lacalle Pou, respondía a la solicitud de la bancada del PN de redistribuir esta cantidad de dinero para llegar a barrios que hoy en día no tienen saneamiento y alcanzar, así, «a 9.500 personas más», según dijo a Brecha el edil nacionalista Diego Rodríguez. La propuesta incluiría, de acuerdo con Rodríguez, «a los barrios Boiso Lanza, Nuevo Sarandí y Bola de Nieve», en detrimento de «la compra de camiones y contenedores, como lo está mostrando el proyecto». Según Rodríguez, «con estos 70 millones se están endeudando cinco administraciones para adelante y los contenedores tienen una vida útil de cuatro años, por lo que un intendente dentro de 25 años todavía los va a estar pagando».

Antes de la carta de Cosse, la bancada nacionalista tuvo una reunión con la intendenta en la que, según Rodríguez, esta les aseguró que «era imposible con recursos propios, que la IM no podía endeudarse de esa manera y que lo podía hacer con el préstamo del BID». «Nos mintió en la cara», sentenció el edil. «Hay un presupuesto, que ya fue votado, en el que se asignaron los recursos a cada dirección. Ahora bien, ¿de dónde salen estos 12 millones de dólares?», se preguntó. «No hay ningún proyecto acabado ni ninguna respuesta seria que diga de dónde se sacan estos 12 millones ni si esto se va a ejecutar en este período o se va a patear para adelante. Con ese volanteo, la intendenta salió a decir que acepta nuestra propuesta. Pero esa no es nuestra propuesta», añadió.

El PC trasladó a la mesa coordinadora la posibilidad de una «apertura al diálogo» en busca «del acuerdo para llegar a un proyecto común que sea lo más beneficioso posible para los montevideanos y nos dé la posibilidad de votarlo unánimemente», dijo a Brecha el edil colorado Matías Barreto. Sin embargo, hasta el momento «no hubo ningún tipo de respuesta» de Cosse a los pedidos de reunión de la mesa coordinadora. «No se ha querido reunir y la IM quiere hacer ver como que nosotros no estamos abiertos al diálogo, cuando, en realidad, es todo lo contrario», arguyó. Consideró que la intendenta «hace un juego mediático porque tiene más exposición pública por el cargo que ocupa». Dijo que en la misma mesa opositora «hay distintas opiniones y propuestas» respecto a qué hacer con el proyecto, pero que, al no tener la oportunidad de reunirse con el ejecutivo departamental, no han logrado aunarlas y hacer una propuesta alternativa. No obstante, una de las posibilidades que los colorados ven factibles es «cortar el proyecto, votar la parte de saneamiento ahora y renegociar el resto».

«Esa es una de las primeras propuestas que el PN le presentó a la intendenta», dijo, por otra parte, Rodríguez. «Ahí, ella, Guillermo Moncecchi y todo su equipo dijeron que era imposible partir el préstamo porque ya viene armado así desde el BID, y eso implicaría diseñar otro préstamo», añadió. Los ediles le aseguraron entonces al ejecutivo: «No habría ningún problema en mantener aquello en lo que estemos de acuerdo y rearmar el préstamo, lo que llevaría entre tres y cuatro meses», según dijeron al nacionalista «asesores en materia financiera que trabajan con organismos internacionales» a los que consultó, pero «la IM no quiere incluir cambios y quiere votar todo así, como está». Las otras propuestas y contrapropuestas que pueden haber surgido en la interna de la mesa opositora de Montevideo, a las que hizo referencia Barreto, son, por ahora, un misterio.

¿Por qué el ejecutivo departamental no acuerda y rediseña el préstamo? «Porque no ha sabido administrar. Si la IM supiera ver dónde están las prioridades de los montevideanos, como la limpieza, lo haría con dineros propios. Por el contrario, pide un préstamo de este tipo, para después sacarse una foto con lo que hizo, cuando, en realidad, lo está haciendo con base en deudas», dijo Barreto. A la espera de lo que suceda el 17 de febrero, los ediles coincidieron en que el proyecto se enviará «así, como está». «Su estrategia es, justamente, presentarlo y que no salga, para después salir a decir que los ediles de la oposición somos los que no votamos el proyecto. Ella pone por encima los intereses propios y quiere ensuciar a la oposición, todo a favor de su propia imagen», opinó el edil colorado.

ÚLTIMAS CARTAS

El PSU VI es central para los objetivos de la IM. Esta semana, Cosse dijo a M24 (31-I-22) que «Uruguay queda un poco pegado internacionalmente si no se vota» el préstamo. Para el gobierno de Montevideo, el derrotero del préstamo es muy distinto al planteado por la oposición. Un cronograma elaborado por el director de Desarrollo Ambiental de la comuna, Moncecchi, referente del plan en la IM, sitúa el inicio del proceso el 26 de agosto de 2020, cuando la comuna solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) la inclusión del PSU VI en la cartera de proyectos a ser financiados por el BID. El MEF aceptó la solicitud. En marzo de 2021 llegó la primera misión del banco, que se reunió con representantes de la IM y del MEF para definir el alcance y el cronograma del proyecto. En la reunión de abril de 2021 entre el presidente y los intendentes frenteamplistas, Cosse le planteó a Lacalle Pou aumentar el monto del plan a 120 millones de dólares, propuesta finalmente descartada por el MEF, que comunicó a la comuna que podía distribuir los recursos del préstamo en la forma que entendiera conveniente.

Según el cronograma de Moncecchi, la IM presentó a los coordinadores de bancada de la junta el contenido y el alcance del proyecto el 11 de agosto de 2021. En la reunión estuvieron presentes Diego Rodríguez, por el PN, y Tulio Tartaglia, por el PC. Luego llegó una nueva misión del BID y en setiembre se hicieron tres audiencias públicas –una para la obra de Casabó y Rincón del Cerro, otra para la del arroyo Mataperros y otra sobre la estrategia de limpieza–. La negociación entre el BID, el MEF y la IM se cerró el 22 de octubre. El 1 de noviembre llegó el primer pedido de reunión de los ediles blancos, que no se habían contactado por el tema desde la presentación del 11 de agosto. El préstamo fue aprobado por el BID, con el voto favorable del representante de Uruguay en el directorio, el 17 de noviembre. La reunión entre los ediles del PN y la intendenta finalmente se concretó el 13 de diciembre. Allí fue que los blancos presentaron su propuesta de destinar 12 millones de dólares del préstamo a obras de saneamiento en otros barrios de Montevideo.

Moncecchi dijo a este semanario que «hay un problema conceptual» en la postura de la oposición, pues «el proyecto BID no se puede modificar, porque tuvo un proceso de elaboración que llevó meses» e involucró las mencionadas audiencias y visitas técnicas, y «no es viable» considerarlo por componentes. Criticó que el PN no haya tenido «ningún tipo de contacto» entre agosto y noviembre por el tema del préstamo. Con el PC hubo más instancias de diálogo y negociación, aunque, finalmente, también resolvió no dar sus votos en la junta. Moncecchi defendió el proyecto señalando que «no es simplemente la compra de camiones y contenedores, sino un proyecto integral de limpieza». La compra de bienes fungibles está presente en infinitos proyectos del BID en Uruguay y en el mundo, aseguró, porque forman parte de un proyecto general. «Si le digo al BID: “Vamos a sacar los camiones del proyecto y los pagamos con presupuesto”, me va a decir que cambia el proyecto, porque sin camiones, ¿cómo se asegura de que vamos a implementar la recolección domiciliaria?, ¿qué garantías tiene si los sacás del proyecto? Es todo un paquete integral que funciona en conjunto», explicó.

Por su parte, la presidenta del FA en Montevideo y expresidenta de la junta, Graciela Villar, dijo a Brecha que están «bastante preocupados, porque es la primera vez que un partido de la oposición le pide una entrevista a un representante del BID»: «Me parece algo muy fuera de lugar, porque el BID negocia con los gobiernos». También lamentó que la oposición rechace la propuesta de Cosse de financiar con fondos propios las obras que propuso el PN. «Esto marca un antes y un después en el relacionamiento histórico que han tenido los gobiernos del FA en Montevideo con gobiernos nacionales de distinto signo sobre este tema, que ha sido siempre sobre la base del respeto a que la IM es la única intendencia del país que se hace cargo de los planes de saneamiento en su territorio», remarcó. Y señaló la sintonía del proyecto de la comuna con el plan nacional de residuos desarrollado por el Ministerio de Ambiente, encabezado por el colorado Adrián Peña. Consultada por alternativas ante la posibilidad de que el préstamo naufrague en la junta, respondió: «Un monto tan elevado es muy difícil de obtener, así que hoy plan B no tenemos. Sería bueno que los actores políticos de primer nivel pensáramos las batallas políticas centrándonos en aspectos que no afecten a la ciudadanía. Y en este caso la afectan directamente».

Al cierre de esta edición, Cosse, Moncecchi y ediles del FA planteaban en una conferencia de prensa una nueva contrapropuesta, que implica incorporar al proyecto acordado con el BID los 12 millones de dólares que la IM aportaría desde su presupuesto para las obras de saneamiento que impulsa el PN, sujetas a su viabilidad técnica. Además, el FA propondrá levantar el lunes el receso de la junta para retomar las negociaciones. La comuna sostiene que de esta manera está dando a la oposición todas las garantías de que sus propuestas se ejecutarán. La erogación total del presupuesto de la IM para el proyecto pasaría a ser de 24 millones de dólares, aproximadamente. «El BID nos dice que es posible y en plazos muy rápidos», aseguró Cosse. Brecha consultó al representante del organismo en Uruguay, Matías Bendersky, quien declinó hacer declaraciones sobre el préstamo para esta nota. Tras este nuevo giro, la pelota vuelve a quedar en la cancha de la oposición. 

El plan de la IM para limpieza y saneamiento

¿De qué va?

El préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estaría destinado a inversiones en el marco del Programa de Saneamiento Urbano (PSU) de Montevideo, que comenzó en 1981 y actualmente se encuentra en su quinta etapa. La que está en cuestión es la sexta etapa. De los 70 millones de dólares que el organismo multilateral aprobó (a los que se les suma una contraparte de 12 millones de dólares de fondos de la IM), está previsto destinar casi 42 millones a mejoras de limpieza y gestión de residuos sólidos. En estos aspectos, la IM apunta a adecuar las modalidades de recolección de residuos, diferenciándolas según la realidad habitacional de los diferentes barrios y municipios. Además, planea crear una red de centros de recepción de residuos, que combinaría ecocentros –espacios de recepción de materiales potencialmente valorizables– fijos y móviles. La planificación implica crear dos ecocentros grandes y cuatro de cercanía distribuidos entre los municipios, que se sumarían a los que ya están en construcción en los municipios C y CH, y tres centros de recepción móvil, que se fijarán cada día en un barrio distinto, con una agenda preestablecida. A esto se agregaría la creación de un centro de gestión como el que ya existe para la movilidad, en el que se invertirían 4,5 millones de dólares.

El segundo componente del plan apunta a desarrollar nuevas redes de saneamiento y drenaje pluvial. Implicaría construir 8,8 quilómetros de redes de saneamiento, con más de 600 conexiones y 2 quilómetros de drenaje en la zona de Rincón del Cerro y Casabó Norte, con una inversión de aproximadamente 7 millones de dólares. También se prevé rehabilitar la añeja red Arteaga, primera red de alcantarillado de Latinoamérica, construida entre 1856 y 1913, que cubre 192 quilómetros. Allí se invertirían 6.200.000 dólares. La tercera parte del componente de saneamiento y drenaje se ubicaría en la cuenca del arroyo Mataperros, donde, por el tamaño del colector, se producen importantes inundaciones. La intervención proyecta colocar un colector de refuerzo de 1.483 metros de largo entre las calles Carlos María de Pena y Versalles hasta la desembocadura del arroyo Miguelete, según la web de la IM. 867 metros serán construidos por las obras de la vía del Ferrocarril Central del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y 616 metros los ejecutaría la IM, abarcando una inversión de 7.750.000 dólares del préstamo del BID. El proyecto se ejecutaría en seis años, si es que logra superar el escollo de la Junta Departamental.

 

Artículos relacionados

Edición 1873 Suscriptores
Con Carolina Cosse, intendenta de Montevideo

«Me preocupa que se desvista un santo para vestir otro»

Edición 1855 Suscriptores
Gobierno presenta denuncias por ANTEL Arena y Gas Sayago

La embestida multicolor

Política Suscriptores
Montevideo en rojo

Por otra senda

Las medidas de la intendencia capitalina

Tomar las riendas