Cultura Suscriptores
Cien años del nacimiento de Víctor Lima

Para llenarse de luz

Víctor Lima es conocido, sobre todo, por ser autor de muchas canciones de Los Olimareños. No es raro que se lo confunda con Rubén Lena (Lena, Lima, ¿qué tanta diferencia puede haber?), aunque es más común –y menos vergonzante– entreverar las autorías de las letras de uno y de otro en el repertorio del dúo: yo, por ejemplo, estaba seguro de que la de «Sembrador de abecedarios» era de Lena –supongo que porque era maestro–, y no. Pero, además, Lima (1921-1969) era de Salto y Lena (1925-1995) de Treinta y Tres, aunque el departamento esteño fue beneficiado por abundantes creaciones de ambos.

Héctor Piastri

Pocos autores de canciones le han dedicado tantos versos al camino. Pensemos en el hiperconocido «Adiós, mi Salto, te dije un día,/ mirando el último naranjal», que, además, es uno de los mejores comienzos melódico-letrísticos de canción que conozco. Allí, Lima no menciona el camino, pero sí la situación de emigrar, que lo implica, y en el estribillo concreta: «Hoy el camino tiene mil huellas/ para mis ansias de caminar;/ nadie camina mejor, te juro,/ que aquel que aprende sobre su andar». Existen una poética y una ética del camino que no son invento de Lima, por supuesto, pero a las que el salteño era especialmente afecto. ¿A qué me refiero? Una ética, porque hay toda una tradición popular al respecto de que el que camina sabe, conoce, recorre, es baqueano, no como el que se queda en el ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Isla Patrulla y la poesía de Ruben Lena

¡Mire que son pagos lindos!