Cultura Suscriptores

Para los desconsolados

El ministerio de la felicidad suprema, de Arundhati Roy. Traducción de Cecilia Ceriani. Anagrama, Barcelona, 2017, 520 págs.

El ministerio de la felicidad suprema, de Arundhati Roy. Traducción de Cecilia Ceriani. Anagrama, Barcelona, 2017, 520 págs.

Los buitres murieron envenenados con diclofenaco. El diclofenaco, un relajante muscular utilizado para aumentar la productividad de las vacas lecheras, es el primer emisario de una modernidad que alterará la vida de India para siempre. “No fueron muchos los que notaron la desaparición de esas antiguas y amigables aves. Había tantísimas cosas con las que ilusionarse.” El ministerio de la felicidad suprema, la segunda novela de Arundhati Roy (Shillong, 1959), sigue desde el principio la estela de los ensayos políticos que la mantuvieron ocupada en los 20 años que pasaron desde su aclamado debut, El dios de las pequeñas cosas, con el que ganó el premio Booker en 1997.

El galardón no vino acompañado solamente de alegría: además de generar cierta polémica literaria –su prosa fue acusada de b...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Otro libro de Fernando Peláez

Días de música

Críticas Suscriptores
Primera novela de Silvina Gruppo

Una mujer postergada

Críticas Suscriptores
Rafael Alberti y Uruguay

La red interminable

Cultura Suscriptores
Cuentos uruguayos en tiempos de pandemia

La enfermedad y sus metáforas

Una ética feminista de la maternidad

Nuestro deseo en este caos