Peor es nada - Brecha digital
Brecha 30 años Suscriptores

Peor es nada

Los derechos humanos, la trata de blancas, los casinos, el lavado de dinero, las manganetas políticas y las muy diversas formas de corrupción: una parte del prestigio de Brecha está cimentado en las múltiples investigaciones que sus periodistas desarrollaron a lo largo de 30 años, sin rubros especiales para dedicar a la tarea.

Dibujo de Paulo (seudónimo de Carlos María Gutiérrez)

Los derechos humanos, la trata de blancas, los casinos, el lavado de dinero, las manganetas políticas y las muy diversas formas de corrupción: una parte del prestigio de Brecha está cimentado en las múltiples investigaciones que sus periodistas desarrollaron a lo largo de 30 años.
El semanario no tiene –al contrario de otros medios alrededor del globo con la misma impronta– una unidad de investigación o algo que se le parezca, ni tiene rubros especiales para dedicar a la tarea. “La investigación la hacen los periodistas solos, o de a dos. Te la tenés que arreglar, y al final sale la cosa. Es así. Creo que los periodistas en Brecha tienen las herramientas y los criterios para hacer una buena investigación”, dice Samuel Blixen.
A propósito de la pobreza franciscana Blixen rememora sus viaj...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La extradición de Assange y la carta australiana

Cara de póquer

Política Suscriptores
El gobierno anuncia acuerdos con multinacionales para buscar petróleo en la plataforma continental

Festejando al borde del precipicio

Mundo Suscriptores
Ecuador: los de abajo en el centro del escenario político

Doce días de pie

Sociedad Suscriptores
Los «bandidos del automóvil»: un asalto en la década de 1910

Noticias de ayer

Sociedad Suscriptores
Las modificaciones a la ley de negociación colectiva

El clon