Sociedad Suscriptores

Un poco más de huevo

Con Juan Bautista Branz, ex futbolista e investigador argentino en deporte.

Foto: Juan Milans

Si por un lado se le pide al jugador de fútbol que se limite a “patear la pelota, meterla en el arco y callarse la boca”, también se toma cada cosa que dice o hace como una cuestión de Estado. “¿Por qué les pedimos a las selecciones de fútbol que actúen políticamente como si fueran diplomáticos?”, se preguntó Branz. El comunicador planteó que el jugador no se percibe como un trabajador, aunque en el caso de las mujeres futbolistas podría verse una excepción, que el Mundial del 78 quedó olvidado “entre la incomodidad y el silencio” y que la aparente separación entre fútbol y política llevó incluso a que la dictadura les perdonara a los clubes su intervención.

—¿Cuánto de político hubo en la decisión de Argentina de no jugar el amistoso con Israel en Jerusalén?

—Los portales de informa...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados