Polvo de estrellas - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Polvo de estrellas

El viernes pasado, coincidiendo con su 69 cumpleaños, “Blackstar”, el vigesimosexto álbum de David Bowie, salía a la venta. Dos días después Bowie estaba muerto. Una salida de escena tan teatral y planificada como la carrera de este artista británico cuyo legado excede en mucho lo estrictamente musical y cuya influencia atravesó la cultura popular occidental por casi medio siglo.

David Bowie. Foto: BERTRAND GUAY (AFP)

Es imposible no escuchar Blackstar “con el diario del lunes”. Y nunca la expresión “con el diario del lunes” estuvo tan bien aplicada como este lunes en particular, en el que los titulares de prensa anunciaban la inesperada muerte de David Bowie.

De repente todo cobró un nuevo sentido: Blackstar no era un renacimiento. No era una reinvención. No era un nuevo comienzo del artista que hizo de volver a comenzar su mayor virtud. Blackstar era el fin.

Las señales estaban sembradas por todo el disco: “Miren aquí arriba, estoy en el cielo/ Tengo heridas que no pueden verse/ Tengo drama que no puede robarse” (“Lazarus”); “Algo pasó el día en que murió/ Su espíritu se levantó un metro y dio un paso al costado/ Alguien más tomó su lugar y gritó con valentía/ Soy una estrella negra” (“Blackstar...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada