Edición 1549 Suscriptores

Prosígase

El “caso Aldo Perrini” asesinado en el cuartel de Colonia en marzo de 1974 y las múltiples chicanas judiciales que atrasaron un pronunciamiento sobre la responsabilidad del general Pedro Barneix. Ahora las chicanas son para declarar el crimen prescriptible.

Foto: Archivo Brecha

En febrero de 2013 la jueza Mariana Mota fue trasladada de la justicia penal a la justicia civil. La decisión de la Suprema Corte tuvo como efecto inmediato la suspensión de las actuaciones del “caso Aldo Perrini”, el vecino de Carmelo asesinado en el cuartel de Colonia en marzo de 1974, y es justo sospechar que aquel traslado estuvo vinculado a las múltiples chicanas judiciales que atrasaron un pronunciamiento sobre la responsabilidad del general Pedro Barneix en dicho asesinato.

Al día de hoy, Beatriz Larrieu, la jueza que sustituyó a Mota en el Juzgado Penal de 7° Turno, tenía pendiente desde hacía casi dos años un pedido de la fiscal Ana Tellechea para el procesamiento del general Barneix. El fallo se dilataba porque los abogados del general, Julio Suárez y Ruben Eguiluz, interpusie...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Brasil y la masacre de Jacarezinho

La normalidad de la matanza

Cultura Suscriptores
Centenario de Stanislaw Lem (1921-2006)

Filósofo del futuro

Críticas Suscriptores
Una voz emergente en la narrativa uruguaya

Je ne parle pas français

Cultura Suscriptores
Reedición de Elder Silva

Ese diminuto regazo en el planeta

Sociedad Suscriptores
Una nueva audiencia del juicio de De los Santos contra Arrozal 33

Las cosas que perdimos en el arrozal