Rápidos y furiosos - Semanario Brecha
Edición 1580 Suscriptores

Rápidos y furiosos

Mientras una nueva aplicación redobla la provocación de la multinacional Uber y comienza a reclutar choferes con camionetas para competir con los ómnibus en el transporte colectivo de Montevideo, el gobierno de Tabaré Vázquez termina de pulir un breve proyecto de ley que obligará a todas las aplicaciones tecnológicas que ofrezcan servicios a través de Internet a pagar impuestos y someterse a las regulaciones vigentes.

No serán alcanzadas las plataformas virtuales como Facebook, Twitter o Youtube, pero sí aquellas empresas que ofrezcan negocios que involucren servicios bajo regulación, como Uber (transporte) y Airbnb (alquiler de propiedades), o que no pagan impuestos, como Spotify (música) y Netflix (series y películas). Denominados por algunos estudiosos como “caballos de troya” globales, los efectos de estos nuevos jugadores, munidos de millonarios capitales de riesgo y de una tendencia hacia la inmediatez, sobre las economías nacionales recién empiezan a conocerse.

La polémica sobre si Uruguay debía seguir participando en la redacción del Tisa, un tratado impulsado por Estados Unidos para abrir a las empresas trasnacionales el comercio de servicios de unos 50 países, se saldó cuando el presidente ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada