Realpolitik de coalición - Brecha digital
Política Suscriptores
La ley forestal, el veto y las tensiones en el gobierno

Realpolitik de coalición

Pese al veto presidencial a la ley forestal, Cabildo Abierto señala que la relación con el Partido Nacional y el resto de los socios de la coalición pasa por un buen momento. Las concesiones que otorgó el presidente de la república tras reunirse con el líder cabildante serían la clave.

Guido Manini Ríos en el senado durante la discusión del proyecto de ley forestal Focouy, Gastón Britos

El veto presidencial al proyecto de ley forestal presentado por Cabildo Abierto (CA) generó un nuevo ruido a la interna de la coalición multicolor. Las primeras reacciones cabildantes mostraron cierta molestia con la actitud del presidente de la república, Luis Lacalle Pou. El más enfático fue el senador Guillermo Domenech, quien dijo que «se han priorizado los intereses de dos empresas multinacionales», en referencia a UPM y Montes del Plata (Radio Montecarlo, 17-XII-21).

Con mayor diplomacia, el senador Guido Manini Ríos consideró que el veto presidencial fue un error pero parte de las reglas del juego democráticas. «El presidente tiene sus razones, sus explicaciones. Yo no estoy de acuerdo, pero cada uno tiene su visión del tema», afirmó el líder cabildante, recién salido de la reun...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Los acuerdos y las diferencias en la coalición vistos desde el Parlamento

Mínimo común denominador

Política Suscriptores
Cabildo Abierto juega fuerte por la liberación de los militares presos

Otro revival

El proyecto para otorgar prisión domiciliaria a los mayores de 65 años

El beneficio es para los peores

Política Suscriptores
El proyecto para liberar A represores y una «movida ciudadana»

Jugando a dos bandas