Las debilidades de los sistemas de información del Estado que contienen datos personales: Regalados - Semanario Brecha
Edición 1980 Suscriptores
Las debilidades de los sistemas de información del Estado que contienen datos personales

Regalados

Según especialistas, las sucesivas perforaciones de los sistemas de información del Ministerio del Interior y de otros organismos públicos ponen en tela de juicio la capacidad del Estado uruguayo para garantizar la privacidad de los datos de la población.

HÉCTOR PIASTRI

El caso del excustodio presidencial Alejandro Astesiano expuso el uso irregular de los sistemas de información del Ministerio del Interior (MI), para beneficio personal y de terceros. Con la publicación de sus conversaciones, fue posible conocer que el excustodio tenía acceso a las grabaciones de las cámaras de seguridad del ministerio –que maneja el Centro de Comando Unificado– para hacer seguimientos. También, que se le había ofrecido el acceso al Sistema de Gestión de Seguridad Pública (SGSP), que administra y concentra los registros administrativos sobre los incidentes delictivos, accidentes y hechos policiales en todo el territorio nacional. Además, se conoció que alguien había manipulado el registro de antecedentes delictivos en los servidores de Policía Científica para que los de A...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2007 Suscriptores
Un informe apunta a la sobreestimación de los homicidios vinculados al crimen organizado

Ajustar las cuentas

La era de la (in)efectividad de los derechos

Violencia en red

Edición 2005 Suscriptores
El Ministerio del Interior admite irregularidades policiales en los casos de Aguiar y Penadés

Contra las cuerdas