Un salvadoreño a las puertas de Estados Unidos - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Un salvadoreño a las puertas de Estados Unidos

Relato de una huida.

Josué Enríquez es uno de esos seres humanos que lo único que quieren en la vida es tranquilidad y, para conseguirla, tiene un as bajo la manga, un as que le ha resultado infalible, incluso en los momentos de absoluta amargura: su sonrisa. Tiene 27 años y trabaja lavando autos en Tijuana, en el estado mexicano de Baja California. Cuando le pregunto en qué consiste su tranquilidad me responde enseguida que en ser feliz. Le cuento que la palabra felicidad me parece muy complicada, y él –revelándome sus ina­gotables dientes– asegura: “Estados Unidos, hermano, mi felicidad está allá”.

En su tiempo libre, Josué acude como voluntario a la Casa del Migrante, de Tijuana. Allí hace lo que mande la ocasión: desde cambiar un bombillo, pintar una pared o colaborar en labores de limpieza, hasta resol...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Las huellas del zapatismo en América Latina

Del levantamiento a la siembra

Edición 1973 Suscriptores
Con el investigador mexicano sobre narcotráfico Oswaldo Zavala

Otra forma de leer el narco

Edición 1968 Suscriptores
Una lectura política del narco: con la intelectual canadiense Dawn Marie Paley

«No existe un cártel que no tenga vínculo con el Estado»

Mundo Suscriptores
México: la investigación del caso Ayotzinapa en vilo

Arañando la verdad

Mario Vergara Hernández (1974-2023)

El largo camino a casa