Si digo derechos humanos - Brecha digital

Si digo derechos humanos

Este 25 de enero se cumplieron 21 años del fallecimiento de Luis Pérez Aguirre en un trágico accidente. Perico era un personaje multifacético: cura ordenado por la congregación jesuítica y un defensor de los derechos humanos, de la mujer, de las no personas, de los niños, de la ecología, un incansable luchador contra las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante la dictadura cívico-militar, escritor, fundador del hogar La Huella y del Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) Uruguay y representante en la Comisión para la Paz. Para Perico el semanario Brecha fue su casa, donde escribió múltiples artículos, expresión de su vocación de comunicación para promover la reflexión y la acción transformadora de la realidad de injusticias. Su obra –más de 20 libros y decenas de artículos– atestigua que él creía que «la experiencia, si se comunica y comparte, deja de ser un valor privado para convertirse en patrimonio de muchos». La Red de Amigos de Luis Pérez Aguirre quiere compartir en este difícil contexto económico, social y político un fragmento de su libro Si digo derechos humanos… (Serpaj, Uruguay, agosto de 2007 –primera edición de 1991–), porque lo consideramos de total vigencia en la actualidad.

En el hogar La Huella, en 1987. Imagen extraída del libro Desaparecidos, a la escucha del silencio para sellar la paz Óscar Bonilla

«Hay momentos tan graves en la marcha de la humanidad, que para los marginados vivir en América Latina hoy es una tarea casi imposible. Vivir para las no personas es un trajinar peligroso y continuo por un camino desconocido que está en el límite entre la vida y la muerte, entre el odio y el amor, entre la justicia y la opresión.

No podemos entonces fantasear sobre lo que está en juego. No podemos equivocarnos o trampear con las palabras. En estas circunstancias es muy difícil abordar el tema de los derechos humanos. Es muy difícil darse cuenta de los matices del vocabulario. No llamemos derechos humanos a aquello que no es sino un tratado de guerra escrito con la sangre de los humillados. Podríamos hacer creer que estamos delante de una reflexión clásica sobre los derechos humanos y podríamos terminar inflados de irresponsable utopía. En realidad este es un tema duro, sobre el terrible asunto de cómo hacer vivir a millares de niños que van a morir antes de que termine este día. Es el problema de abordar el punto de vista de aquellos que son desposeídos. Al contrario de la concepción liberal, que centra su discurso sobre los derechos de la persona, nuestra concepción de los derechos humanos tiene como centro el no hombre, la no persona, la multitud pobre de América Latina.

En la antigüedad los griegos llamaban a los esclavos apropos, es decir, ‘aquel que uno no ve, el sin rostro, la no persona’. Es el rostro de los excluidos, de los marginados, de los mendigos, de las prostitutas, de los niños de la calle, de los homosexuales, de la sombra de los torturados, de los desaparecidos y de todos los olvidados de la comunidad de los derechos humanos.

¿Cómo anunciar al no persona, a los “despersonalizados”1 que tienen derechos humanos? ¿Cómo hablar de los derechos humanos a partir del sufrimiento del inocente, de la larga queja de los humillados y de los ofendidos por las estructuras injustas y aparentemente abstractas? Preguntas que no tienen verdaderas respuestas sino de parte de los mismos pobres. También en América Latina se trata de asegurar la transición de un discurso de los derechos humanos que no habla a los pobres a una doctrina y un compromiso experimentado por ellos mismos. Hablar de derechos humanos no es cuestión de discurso teórico. Es antes que nada un estilo de vida, una manera de ser ante el azote, el más devastador y el más humillante, que es la situación de pobreza inhumana en la que viven millones en América Latina. Esta situación infrahumana de la no persona viola todos los derechos humanos, pero al mismo tiempo felizmente ella puede también ser el lugar de una experiencia de liberación y dignidad.

En América Latina no es hora para discutir un sistema de políticas teóricas ni para el cambio de estructuras abstractas, sino para la defensa de los derechos de la no persona, para la lucha por los salarios, por la tierra y por el trabajo. Todo esto en el seno de un sistema capitalista mundial que se estructura y se moderniza dentro de los países ricos, sobre la base de las nuevas tecnologías, creadoras de desempleo en nuestros países y de la succión de nuestras riquezas por parte de la deuda externa. Los problemas no podrán ser resueltos sin la participación acreditada de aquellos que han sido siempre excluidos: los campesinos, los obreros y las obreras, las etnias olvidadas, los jóvenes. Es, pues, la hora de aquella democracia que podrá un día conducirnos a un sistema económico diferente del actual capitalismo dependiente e injusto, a un socialismo a redefinir, a reinventar, no a partir de ideologías, sino como resultado de prácticas de los derechos y de la justicia de los pueblos que la buscan afanosamente.

La visión de los derechos humanos que aquí presentamos tiene una dimensión polémica. Tiende a apartarse de la doctrina tradicional y también de las posiciones progresistas de Europa y América del Norte. Esta visión intenta inaugurar una nueva época dentro de la historia de los derechos humanos. Ella desea afectar toda la elaboración teórica actual adoptando otro punto de vista que es contradictorio en relación con las reflexiones de los países ricos del norte. Se desea adoptar el punto de vista de la no persona. Se pretende que sea universal y no sectorial o exótica.

Dentro de la lógica de esta toma de posición, nos es grato señalar que la originalidad está en el método, es decir, en nuestra manera de organizar la práctica de los derechos humanos. Reflexionamos a partir de la práctica de los derechos de los pobres que deseamos articular de una manera específica entre compromiso y reflexión, práctica y teoría.

Dentro de la marcha dinámica de esta teoría de los derechos humanos se afirma en primer lugar la prioridad de la práctica, de la acción, del compromiso. […]

Se necesita entonces cambiar de lugar social. El lugar social es el punto a partir del cual uno percibe y comprende la realidad y trata de actuar en ella. Se necesita pasar del lugar social de las elites de los derechos humanos al lugar social de los pobres. Es a partir del mundo de los pobres que debemos intentar leer la realidad social y comprometernos en su transformación defendiendo los derechos de los empobrecidos. La visión de los pobres y los oprimidos de los derechos humanos va a ser el punto de partida y el primer criterio dentro de la lectura y la comprensión real del hombre y del mundo de los derechos humanos. Y tal proceso de cambio no puede ser puesto en marcha sino por aquellos que sienten en su carne la quemadura de la injusticia y la exclusión social. […]

La Declaración Universal de los Derechos Humanos y los dos pactos, adoptados por unanimidad, con autoridad jurídica, política y moral universal, no han sido cuestionados seriamente por parte de las naciones pobres del sur. Estas son ciertamente razones para celebrar y admirar lo que se ha conseguido en el campo de la promoción de los derechos humanos durante una cuarentena de años. Pero no hay que ir demasiado rápido. En América Latina estamos confrontados con una realidad alarmante: los derechos humanos están absolutamente fuera del alcance de las mayorías empobrecidas. […]

Es absolutamente necesario que se mire de frente a ciertas falsas convicciones o mitos que afectan negativamente el sistema internacional de los derechos humanos con un impacto devastador en relación con los derechos de los marginados en América Latina.

La primera falsa convicción es que se cree posible dentro de un mundo internacional injusto la aplicación de los derechos humanos de manera armoniosa a todos los seres humanos, sin que nadie pierda y ganando todos. Es necesario aceptar claramente que “asegurar los derechos de los desposeídos se hará frecuentemente en detrimento de los satisfechos” (Clarence J. Dias).2 Asegurar los derechos de los pobres implica afectar el poder de los ricos y privilegiados que han provocado esta situación. La comunidad de los derechos humanos debe abandonar toda neutralidad e imparcialidad, imposible de mantener en relación con la no persona, y debe colocarse al lado de los marginados.

Una segunda falsa convicción tiene que ver con la igualdad y el carácter universal de los derechos humanos que afirma que todas las personas gozan, en teoría, de derechos humanos iguales. La realidad y la práctica son claras en negar esto y en mostrarnos que los derechos humanos vienen a ser simplemente los derechos de los ricos y poderosos y que la afirmación de sus derechos por parte de los privilegiados y los fuertes es siempre causa de violación de los derechos de los débiles y los pobres.

Una tercera falsa convicción, hija de una debilidad en la conceptualización liberal de los derechos humanos, concierne a las necesidades esenciales de las personas y sus derechos económicos, sociales y culturales. Esta falsa convicción desemboca en un conflicto entre el pan y la libertad. Y la libertad es más importante, naturalmente, dentro de la concepción liberal de los derechos humanos. Es necesario darse cuenta de que “sin pan la libertad de palabra, de asociación, de conciencia y de religión, de participación política a través del sufragio universal simbólico puede revelarse existencialmente insignificante” (Upendra Baxi). Y el profesor Dias concluía muy sabiamente esta constatación diciendo que la cuestión no se plantea verdaderamente en términos de “pan y/o libertad en abstracto. Se trata más bien de saber quién tiene, cuánto de cada cosa, por cuánto tiempo, a qué precio para los otros y por qué”. Es decir, el discurso de los derechos humanos dentro de estas condiciones de pobreza masiva y de no persona es un problema de justicia distributiva, de acceso a los medios y de necesidades concretas.

Es necesario tomar en serio la ligazón entre los derechos económicos, sociales y culturales y los políticos y civiles. La pobreza, la violación de los derechos económicos no es fruto del azar. La soledad y el sufrimiento no son el fruto de la suerte o de una oscura fatalidad. La pobreza es deliberada, es producto de la voluntad de los hombres. La no persona, el marginado y la víctima de la violación de los derechos humanos son producto de una injusticia y de una explotación debidas al ejercicio injusto y desenfrenado de los derechos de algunos. […]

El desarrollo fundado sobre la violación de los derechos humanos, sobre el crecimiento a cualquier precio, es un desarrollo perverso que trae como consecuencia sufrimiento para los pobres a una escala intolerable y que resulta en las más graves y masivas violaciones de los derechos humanos. Y entonces, suprema ironía y cinismo, la comunidad de los derechos humanos se moviliza con programas de caridad para remediar el mal irreparable que ha sido hecho a las víctimas y tranquilizar así la propia conciencia. En lo que concierne a las víctimas, los marginados, ellos necesitan en primer lugar vencer el hambre, establecer la justicia en las relaciones desiguales y el respeto. La restitución de sus derechos y no una caridad paternalista que no actúa sobre las causas […].»

1. La expresión derechos de los despersonalizados tiene una gran ventaja cuando se habla de los derechos de la mujer. Generalmente se habla de los derechos de los pobres, de las mujeres, de los negros, de los indígenas, de los homosexuales, etcétera, y no se repara en que debemos superar la dicotomía lingüística entre las mujeres y los pobres, los negros, los indígenas, los homosexuales, etcétera, como si esta convención lingüística no estuviera insinuando que las mujeres no son eventualmente negras, pobres, indígenas, homosexuales, etcétera, y que los negros, los pobres, los indígenas o los homosexuales no incluyeran a las mujeres. Es necesario tener presente que en el caso del derecho de la mujer en cuanto tal, es violado de manera múltiple y simultánea cuando se violenta su ser como persona, como raza, sexo o condición económica.

2. Dias, Clarence J., Pour que les exclus puissent jouir de leurs droits de l’Homme, Les Droits de l’Homme, 1948-1988, coloquio internacional Quatrième Anniversaire de la Déclaration Universelle, Palacio de Chaillot, 8 y 9 de diciembre de 1988, editorial UNESCO, París, p. 39.

Artículos relacionados

20 de mayo: memoria, verdad y justicia

La herida abierta

20 de mayo Suscriptores
Legajo de militar confirma operación binacional en Concordia

La palabra escrita

Sociedad Suscriptores
Uruguay ante el Comité contra la Tortura de la ONU

Adonde no llega el marketing

Las discusiones sobre el pasado reciente en las últimas semanas

Memorias y narraciones en disputa