Edición 1454 Suscriptores

Sin brújula

No fue una sorpresa: el ministro del Interior no dispuso que sus “observadores” se infiltraran entre la multitud que se congregó en Pocitos para festejar otro cumpleaños de Peñarol, ni que los más violentos de la barra brava fueran detenidos “preventivamente” para evitar los desmanes, que por supuesto ocurrieron en la rambla y avenida Brasil el viernes 27 de setiembre. Que se sepa, ningún fiscal ha abierto una causa para indagar en los incidentes que provocaron la rotura de semáforos y alumbrado público, y que no dejaron una vidriera sana en las inmediaciones, para no mencionar los saqueos. La Policía intervino sobre la 1 de la mañana del sábado, tres horas después de iniciarse la concentración, y finalmente no hubo ningún detenido que pudiera ser interrogado por algún juez. Después de ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?