Soldados y porteros - Semanario Brecha
Edición 1613 Suscriptores

Soldados y porteros

A comienzos de 1988 el pachequista Alberto Iglesias introdujo en la estructura de la inteligencia militar a un conocido que trabajaba en la Intendencia Municipal de Montevideo. Una vez reclutado, su manipulador le encomendó obtener los planos de dos apartamentos, uno en la rambla República del Perú, y otro, lindero, en la calle Scoseria.
El manipulador urgió al nuevo espía, bautizado como agente 78-G, a que obtuviera los planos, pero el espía se disculpó diciendo que los servicios de la Imm estaban alterados después de un conflicto, y que la interpelación al intendente en la Junta Departamental no le dejaba tiempo suficiente.
Para entonces, la agencia estaba embarcada en un espionaje a algunos diplomáticos cubanos establecidos en Montevideo. Esos planos –y otros, de un edificio en avenid...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada