Tanguero de dos orillas - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Tanguero de dos orillas

Era marzo de 2010. Horacio Arturo Ferrer (1933-2014) me invitó a compartir la mesa y de inmediato olvidó a sus acompañantes y se sumergió, grabador de por medio, en una charla que no podía ser de otra cosa que de tango.

Horacio Ferrer. Foto: Alejandro Arigón

“Moriré en Buenos Aires/ será de madrugada/ guardaré mansamente/ las cosas de vivir...”

“Balada para mi muerte”, 1979.

Giró lentamente y sonrió para darme la bienvenida. Era marzo de 2010 y era de noche en la librería Más Puro Verso, de la calle Sarandí, donde Horacio Ferrer estaba terminando una cena con amigos y su infaltable compañera, Lulú Michelli, cena que yo osé interrumpir cuando aún quedaba café en los pocillos. Me invitó a compartir la mesa y de inmediato olvidó a sus acompañantes y se sumergió, grabador de por medio, en una charla que no podía ser de otra cosa que de tango. Conversación que tengo la soberbia de pensar que los lectores de Brecha disfrutaron al leerla tanto como yo al ser parte de ella, dada la memoria, el humor, la sapiencia tanguera y el don de gentes de a...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia