Te odio, me odias, dame más - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores
La polarización como signo de nuestra cultura

Te odio, me odias, dame más

El odio está siendo el centro de diversos análisis. A la terminología ya no tan novedosa –haters, hate news, trolls– se le suman ensayos que indagan acerca de la historicidad de este afecto, sus peligros para la vida y la democracia, pero también su potencial transformador. En paralelo, aparecen películas que materializan una deriva ultraviolenta del odio y series documentales que buscan explicaciones y esperanza.

Fotograma de Bacurau, de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, 2019

El Hollywood izquierdista es racista al más alto grado, y con gran enojo y odio!», tuiteó el entonces presidente Donald Trump. ¿A qué aludía? A la película The Hunt (Craig Zobel, 2020), una cinta definida como un thriller de sátira social en la que un grupo de millonarios progresistas, que han sido despedidos de su trabajo, disfruta de una cacería humana en la que los cazados son un conjunto de votantes republicanos, supremacistas blancos, negacionistas del cambio climático y defensores de teorías conspirativas. En un diálogo de la película alguien dice «cazan humanos por deporte» y otra persona responde «no son seres humanos», una expresión que se ha escuchado del mismísimo Trump cuando sostuvo que los inmigrantes acuden a su país para delinquir y violar, y que «no son personas, son anim...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Libros. Ensayo de Santiago Cardozo

Dominios del silencio

Cultura Suscriptores
Más ensayos de Hugo Achugar

«Mi libro es siempre uno»

Cultura Suscriptores
Reedición de dos libros clave sobre la dictadura

La batalla cultural

Cultura Suscriptores
Nuevo libro de Felipe Arocena y Sebastián Sansone

Lo que llamamos progreso es ese huracán