Todos para uno

Grupo Cardoso-Scheck, el único de los “tres grandes” con propiedad cruzada entre tevé y prensa.

Fuente: elaboración propia.

Canal 12 es el medio emblemático del grupo Cardoso-Scheck, uno de los tres grupos económicos nacionales que concentran gran parte del mercado de la televisión en Uruguay. Conocido en sus comienzos como el “Grupo Scheck”, las sucesivas transferencias de acciones han llevado a un predominio de la familia Cardoso en la propiedad y control de ese conjunto mediático.

Los tres medios que actualmente son de exclusiva propiedad del grupo Cardoso-Scheck son Canal 12 de Montevideo (y su repetidora de tevé digital en el canal 28), la empresa de televisión para abonados Nuevo Siglo, de Montevideo, y el semanario Búsqueda. En alianza con los otros “dos grandes” –organizados en torno a los canales 4 y 10– también tienen la propiedad del servicio de televisión paga PuntaCable, en Punta del Este y Maldonado, y Multiseñal en Montevideo, que ofrece televisión para abonados mediante señales radiodifundidas (es decir, a través de frecuencias radioeléctricas). Además el grupo comparte, en partes iguales con los otros dos canales, las acciones de la empresa Equital SA, lo cual les permite ampliar su dominio en programación, audiencia e ingresos en todo el país, a través de cables asociados o propios.

En los orígenes del multimedio (en el que estaba incluido el diario El País) la familia Scheck tuvo un papel protagónico. Sin embargo, el devenir empresarial llevó a que los Scheck vendieran progresivamente sus acciones al grupo Cardoso y redujeran su participación societaria, al igual que las familias Aguirre, Rodríguez Larreta y Beltrán, entre otras. El cambio más importante tuvo lugar en 2004 con la venta de un 63 por ciento del total del paquete accionario a favor de Luis Eduardo Cardoso Vivo y Riselco SA (sociedad anónima de Nuevo Siglo). Este paquete no incluyó la propiedad de El País, donde los Cardoso no tienen participación.

De todas maneras, los Scheck continúan manteniendo fuerte presencia en Nuevo Siglo (Riselco SA), una de las tres empresas de tevé por cable de nuestra capital: cuentan con la mayoría de las acciones y con el control de su operativa a través de Ana Inés Scheck Devoto y la gerencia general de Andrés Ham.

LOS CARDOSO. Hasta su fallecimiento en 2010, Adolfo Cardoso Guani fue un importante accionista del grupo mediático (en 2006 tenía 38 por ciento de las acciones de Canal 12), pero antes, durante la dictadura, fue ministro de Industria y Energía (1974-1976).

Actualmente esta familia está conformada por cuatro hermanos (tres varones y una mujer), aunque sólo dos de ellos se han convertido en las caras visibles del grupo mediático. Adolfo Cardoso Vivo es el responsable de Canal 12 y quien atiende la actividad desplegada por las empresas de televisión para abonados del grupo. Luis Eduardo Cardoso Vivo, mientras tanto, es el responsable de atender los negocios de la familia en Búsqueda. Progresivamente, los Cardoso han ido incorporando a sus descendientes en la gestión cotidiana, y un ejemplo de ello es Mateo Cardoso, actual gerente comercial de Teledoce.

Los Cardoso son los principales accionistas de Sociedad Televisora Larrañaga SA, empresa titular de Canal 12 (Teledoce Televisora Color o “La Tele”, desde 2004). Esta sociedad anónima ha llegado a tener –vía sucesiones y transferencias de acciones– la friolera de 70 accionistas de distintos grupos familiares, en su mayoría con participaciones menores al 1 por ciento. Además, mediante la editorial Ágora SA son dueños de Búsqueda, junto a la familia Pombo, que adquirió mayor protagonismo en el grupo Cardoso-Scheck al tener mayor presencia accionaria en varios de los medios que lo componen. Luis Eduardo Cardoso y Cecilia Pombo de Arrillaga integran el consejo editorial del semanario junto a Atanasio Aguirre, socio de los Scheck en El País.

Pero el desempeño empresarial de los Cardoso excede el rubro mediático: son los propietarios del Grupo Disco Uruguay, a través del cual controlan la cadena de supermercados Disco, Devoto y Géant.

EL GRUPO CARDOSO-SCHECK. El conglomerado empresarial tiene una fuerte presencia en el mercado de la tevé paga. Es dueño de Riselco SA, empresa con la que obtuvieron –al igual que los otros dos grupos propietarios de los canales capitalinos de televisión comercial– una licencia para operar televisión para abonados en febrero de 1994, durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle. Con esa razón social crearon Nuevo Siglo Cable TV, con alcance a todo Montevideo. Riselco SA está en manos de varios integrantes de las familias Cardoso y Scheck, pero también Pombo, Vivo, Beltrán, Aguirre, Lalanne, Restano y Campomar, entre otros. Algunos de estos apellidos también aparecen en la conformación societaria de la mencionada cadena de supermercados.

En tevé abierta, además de Canal 12, durante muchos años el grupo manejó Canal 2, de Punta del Este (que luego fue devuelto a la red de televisión pública), y fueron propietarios de la Red Uruguaya de Televisión SA (Rutsa) junto a los dueños de los canales 4 y 10 de Montevideo, pero la empresa fue vendida a principios de 2016 a Bernardo Juanicó.1 Como socios de Rutsa, la dictadura les había otorgado dos autorizaciones para operar los canales 9 y 11 de Paso de los Toros y Durazno, respectivamente.

EN TRÍO. En la misma oleada de otorgamientos discrecionales del gobierno del Partido Nacional, en 1994 los tres canales también obtuvieron la licencia conjunta de la televisión paga para Montevideo de Multiseñal (Multicanal SA). Alejandro Cardoso Mailhos es accionista de la empresa, según datos de la Ursec, junto con Felipe Capurro, Roberto Falco, Mónica Marenales, Margarita y Matilde Heguy, Alejandro Fontaina y Omar Sosa.

Desde aquel año y bajo la razón social TV Cable del Este SA, los tres canales tienen el monopolio del servicio de televisión para abonados por cable en Punta del Este y Maldonado: PuntaCable. Sus accionistas son los sucesores de Horacio Scheck Sánchez junto a integrantes de los otros dos “grandes”: miembros de la familia Romay, Jorge de Feo, Alejandro Fontaina y Omar Sosa.

En asociación con los otros dos canales privados de la capital fundaron Equital SA, una sociedad que les ha permitido funcionar como un cártel en Montevideo, instalando un solo cable y repartiéndose las distintas zonas o barrios en la etapa del despliegue inicial y acordando un mismo precio para sus servicios. Aunque existen importantes tensiones internas dentro de esa empresa, esta alianza les permite tener una clara posición dominante respecto de la mayoría de los demás operadores de televisión para abonados en el Interior, además de pujar con mejores condiciones en la compra de derechos exclusivos para la trasmisión de eventos deportivos en Uruguay.

  1. Véase “Ya no sos mi margarita”, Brecha, 12-IV-17.

 

(Este artículo fue realizado con base en una investigación en la que también participaron Facundo Franco y Nicolás Thevenet, e incluye aportes del trabajo elaborado por Edison Lanza y Gustavo Buquet La televisión privada comercial en Uruguay, Fesur, 2011.)

Netuy marzo21

Artículos relacionados