Milei en España y el internacionalismo reaccionario: Un cohete a la iberosfera - Semanario Brecha
Milei en España y el internacionalismo reaccionario

Un cohete a la iberosfera

El reciente viaje del presidente argentino a España dejó un conflicto diplomático sin precedentes, pero también fue clave para entrever las estrategias de la ultraderecha hacia Latinoamérica.

Javier Milei, en el evento Europa Viva 24 organizado por Vox en Madrid, el 19 de mayo. AFP, OSCAR DEL POZO

El presidente argentino fue la principal figura de la cumbre Viva 24, organizada el 18 y el 19 de mayo por el partido español Vox en el Palacio Vistalegre, de Madrid, donde se reunieron varios exponentes de la ultraderecha global. Javier Milei se movió allí como un pez en el Atlántico, capaz de pivotar entre las distintas corrientes y familias de una internacional reaccionaria que se muestra más desafiante y antiderechos que nunca. Tan a gusto se lo vio que confesó su preferencia por la tarea de divulgación antes que por la jefatura del Estado nación.

El cónclave funcionó como lanzamiento de la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar entre el 6 y el 9 de junio. Y esa demostración de fuerza anticipa lo que las encuestas vaticinan: un resultado favorable para la extrema derecha, que podría dinamitar los equilibrios políticos de la Unión Europea en un contexto signado por la guerra.

Hay siete grupos de afinidad política transnacional en la eurocámara, pero los dominantes son el Partido Popular Europeo (PPE) y la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas. Visto desde España: en el primero se alista el Partido Popular español (PP), aliado internacional del macrismo y principal oposición de derecha al gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Mientras tanto, Vox es miembro del Partido de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), una alianza netamente reaccionaria, que, sin embargo, tiene aún a su derecha a Identidad y Democracia (ID). Viva 24 marcó la confluencia de estos dos últimos actores. Los anfitriones comparten el ECR con los también asistentes Giorgia Meloni y el exmandatario polaco Mateusz Morawiecki. Junto con ellos, estaban por el ID la francesa Marine Le Pen y el portugués André Ventura. [También se hizo presente en el evento Viktor Orbán, el presidente húngaro, expulsado recientemente del PPE y cortejado por el ECR. N. de E.]

Milei fue el invitado extracontinental más celebrado, pero no el único. También participaron el ministro de Asuntos de la Diáspora de Israel, Amichai Chikli. Y dos estadounidenses de peso en el dispositivo trumpista: Matt Schlapp, operador clave de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por su sigla en inglés), y Roger Severino, vicepresidente de The Heritage Foundation. En cuanto a los referentes «sudacas», además del argentino, viajó el candidato presidencial de la ultraderecha chilena, José Antonio Kast, y Eduardo Verástegui, que propone a Dios y la lucha contra el aborto como pilares de México. Llamó la atención la ausencia de dos actores clave en la constelación reaccionaria de Latinoamérica: el bolsonarismo brasileño y el salvadoreño Nayib Bukele, que sí habían asistido a la CPAC que organizó Steve Bannon en abril.

POLARIZACIÓN O DIPLOMACIA

El profeta argentino viajó a Madrid para advertirle a Occidente sobre los riesgos de la justicia social. De un lado, Occidente, la propiedad, la libertad, la vida y la familia. Del otro, el socialismo, la justicia social, los sindicatos, las feministas y la cuestión ambiental. En términos concretos, esa cruzada se plasmó en una insólita crisis diplomática con el mandatario español, Pedro Sánchez.

Varios analistas dejaron entrever que la polarización entre los presidentes argentino y español resulta funcional políticamente a Vox y al PSOE: de cara a los comicios de junio, este contrapunto fortalece tanto a la ultraderecha como al socialismo, en detrimento del PP. Mientras Milei se gana un lugar central en los titulares como antagonista internacional contra el socialismo, la jugada de Sánchez recuerda la apuesta peronista de 2023: confrontar con el otro extremo para limar las posibilidades de quien aparece como la principal amenaza opositora. Quizás a Sánchez le salga bien y logre imponerse con este tipo de maniobras, pues el socialista ha dado muestras de una gran audacia táctica. Pero, desde el punto de vista estratégico y dada la experiencia argentina, es posible que esté jugando con fuego.

CULTO A LA DESIGUALDAD

La delegación argentina estuvo bien surtida. En la comitiva oficial se destacó, como casi siempre, la hermana, Karina; estuvieron también la canciller, Diana Mondino, y el ahora ex jefe de Gabinete Nicolás Posse, dos ministros poco valorados hoy por la Casa Rosada; el titular de Justicia, Mariano Cúneo Libarona; los diputados provida Santiago Santurio y Nicolás Mayoraz; el secretario de Culto, Francisco Sánchez, junto con su jefe de asesores, Tomás Randle, y Bettina Guardia, esposa del magnate Alejandro Bulgheroni, nombrada en marzo de 2024 «embajadora de la Marca País». En Madrid se sumaron a la gira el influencer Agustín Laje, la vicepresidenta de «Los Halcones», grupo de jóvenes afín al PRO [Propuesta Republicana], Sofía Dutallaz, y Santiago Muzio, argentino radicado en España que dirige el ISSEP (Instituto Superior de Sociología, Economía y Política), escuela de formación de cuadros de Vox.

Hubo un faltazo importante, que pasó desapercibido gracias al brillo de la estrella libertaria: Victoria Villarruel, vicepresidenta argentina y habitual interlocutora de Vox, hoy en evidente tensión con el líder de su partido. La convivencia entre los tres sectores que conforman el oficialismo argentino, como se sabe, no está siendo cosa fácil. Igual que en las amalgamas internacionales, pero en escala local, expresan tradiciones de derecha y proyectos de poder cuya compatibilidad está por verse. En la medida en que no logren sus objetivos políticos, las internas pueden desatarse.

Después del presidente, la figura más resonante de la delegación argentina fue el secretario de Culto, que participó en la mesa «Voces de libertad contra la izquierda criminal» y brindó un discurso contra el divorcio, el aborto y el matrimonio igualitario, que incluso medios habitualmente celebratorios como Infobae tildaron de polémico. Compartió el panel con su compatriota Santurio, quien propuso una extraña teoría: atentar contra la propiedad privada es atacar directamente el núcleo de la familia, lo cual habilita la existencia de gobiernos autoritarios.

Este sector de la ultraderecha argentina que representa la agenda más tradicionalista también participó en algunas reuniones y eventos colaterales: con el Centro de Derechos Fundamentales (Center for Fundamental Rights o Alapjogokért Központ), organización subsidiada por el gobierno de Hungría que organizó la tercera edición de la CPAC con Orbán presente y Trump a distancia; con la Red Política por los Valores (Political Network for Values), organización presidida por Kast que articula a políticos conservadores de América Latina, Estados Unidos y Europa, y con los evangélicos de la Convención Europea de Parlamento & Fe 2024.

MILEI Y LA IBEROSFERA

Quizás el dato más relevante de lo sucedido en Madrid sea el involucramiento de Milei en el proyecto de iberosfera que propone Vox, orientado a remarcar la zona de influencia de la hispanidad sobre América Latina.

Desde 2020, cuando Santiago Abascal habló por primera vez de iberosfera, la formación de ultraderecha proyecta esta comunidad de destino alrededor de una supuesta «raíz» compartida en torno a la lengua y la fe cristiana. La estrategia también incluye a Portugal –representado por el partido Chega– y a Brasil, aunque en un lugar menos destacado. Para su promoción, Vox cuenta con tres instrumentos: el think tank Fundación Disenso; el medio digital La Gaceta de la Iberosfera, y la Carta de Madrid, manifiesto fundacional del Foro Madrid, alianza internacional de conservadores y ultraderechistas de América Latina, Estados Unidos y Europa.

La iberosfera es una plataforma de acción coordinada entre partidos y políticos de ambos lados del Atlántico que reaviva el ideal colonial y la influencia económica española en la región. Vox se posiciona así como un actor relevante en el plano internacional, con un diferencial respecto de Estados Unidos y su propuesta de «Latam». Madrid como capital subimperial, en lugar de Miami. Sin embargo, el liderazgo estadounidense no parece estar en cuestión, ya que la verdadera disputa epocal enfrenta al «atlantismo» comandado desde Washington contra la amenaza de una hegemonía no occidental.

Entre tanto, para Milei el proyecto de iberosfera es una oportunidad para intensificar su batalla cultural. Cualquier palestra le suma una nueva pieza digital viralizable, y regresó del periplo madrileño convencido de que su liderazgo ya posee estatura global. Mientras se autopercibe como el más importante divulgador de la libertad en el mundo, la revista Time, que llevó a Milei en su última portada, señaló que «sus ataques contra la prensa y sus amenazas contra los “traidores” políticos pueden adquirir un matiz autoritario».

* El Centro de Estudios Legales y Sociales es un organismo de derechos humanos argentino creado en 1979, dedicado a promover la protección de los derechos y su ejercicio efectivo, la justicia y la inclusión social.

** El Equipo de Investigación Política es una red de investigación surgida en 2018 con el objetivo de construir una cartografía de los poderes contemporáneos con métodos provenientes del periodismo, la academia y la militancia.

(Publicado originalmente en la revista Crisis. Brecha reproduce de acuerdo a una licencia Creative Commons.)

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Argentina: negacionismo en la ESMA

Ni los muertos estarán a salvo

Edición 2008 Suscriptores
El alineamiento de Milei con Estados Unidos

Vuelven las «relaciones carnales»

Cultura Suscriptores
Las consecuencias del cierre del INCAA para Uruguay

Se apaga la luz del faro