Edición 1777 Suscriptores

Un libro para futuros revolucionarios

Concebido como una revisión de la historia oficial, el libro de Jorge Zabalza reúne historias que transcurren en tres siglos, desde la conquista hasta la conformación del Estado nación. Con su narrativa insurgente, refuta la leyenda militarista del artiguismo, traza potentes conexiones con los guaraníes y los negros africanos. La leyenda de Zabalza es una toma de partido por los olvidados de la historia oficial, esa construcción falsa producida por las clases dominantes con el objetivo de no permitir el surgimiento de generaciones insurgentes.

Foto: Pedro Pandolfo

Con Jorge Zabalza, sobre "La leyenda insurgente"

—En la
dedicatoria inicial a tu hermano Ricardo planteás la
necesidad de rescatar las historias de las manos de los poderosos. ¿Cuál es la
importancia de este libro que recorre casi tres siglos de historia no oficial?

—En la dedicatoria digo que
sobrevivir no nos da derecho a olvidar todo lo que dijimos y la concepción que
teníamos. Por suerte, desde niños aprendimos a mirar críticamente la historia
oficial, que es la historia fabricada por los historiadores del Partido
Colorado. Como el hogar nuestro era blanco tuvimos una mirada crítica. La
revolución cubana tuvo que esperar a ganar para empezar a rescatar a José
Martí, a Antonio Maceo, a Julio Mella (que estaba completamente olvidado).
Nosotros tenemos una historia para consolidar ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El libro y las políticas públicas.

Bibliografía básica

Sobre el posible ingreso de una nube de langostas a Uruguay.

Las invasiones bárbaras

Cultura Suscriptores
Cien años de la primera película uruguaya de ficción.

En el principio, las mujeres

Mundo Suscriptores
Estados Unidos: Policía, milicias blancas, estatuas y elecciones.

Decapitando a Colón