Edición 1539 Suscriptores

Un paquetito licuado

Con las obras de la regasificadora paralizadas por la crisis de la constructora brasileña Oas, unos mil obreros uruguayos llevan tres meses reclamando por salarios e indemnizaciones impagos. Aunque el sayo le quepa al poderoso consorcio extranjero que está al frente del proyecto (Gnls), los reclamos también se dirigen hacia el Estado.

Foto: Juanjo Castell

Con las obras de la regasificadora paralizadas por la crisis de la constructora brasileña Oas, unos mil obreros uruguayos llevan tres meses reclamando por salarios e indemnizaciones impagos. En paralelo, un puñado de proveedores locales advierten que están al borde de la bancarrota. Aunque el sayo le quepa al poderoso consorcio extranjero que está al frente del proyecto (Gnls), los reclamos también se dirigen hacia el Estado. No sólo por el impacto social, sino por las incertidumbres que despierta la garantía soberana que extendió cuando en 2013 firmó el contrato con el concesionario. La oposición teme que el caso termine en un litigio internacional y que sea el Estado, otra vez, el que pague los platos rotos. Desde el oficialismo, en cambio, aseguran que con este contrato el país está “bl...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?