Un trago amargo - Semanario Brecha
Edición 1655 Suscriptores

Un trago amargo

Lejos de la complacencia, la fuerza política del gobierno tomó, mayoritariamente, distancia del voto uruguayo en el MERCOSUR que aprobó la aplicación de la cláusula democrática al país caribeño. La desaprobación llegó al grado de que el MPP se separó de la postura de José Mujica, que días antes había dado su apoyo a la actitud del gobierno. Sin embargo, aun en los sectores más proclives al proceso bolivariano, como el PCU, aparecieron matices con la actual conducción de Nicolás Maduro.

Mercosur por Ombú.

La firma del canciller Rodolfo Nin Novoa en la declaración que suspende a Venezuela por tiempo indefinido como miembro del Mercosur, el pasado 5 de agosto, desató fuertes controversias en la interna del oficialismo. El debate que se abrió a partir de esa decisión del gobierno uruguayo (que no es responsabilidad exclusiva del ministro de Relaciones Exteriores sino del Ejecutivo en su conjunto) postergó temporalmente la discusión sobre la situación del vicepresidente Raúl Sendic, aunque volvió a mostrar los distintos posicionamientos sobre la realidad venezolana que hace tiempo anidan en filas de la fuerza de gobierno.

Con la salvedad del Frente Liber Seregni (Fls) y el Partido Socialista (en una decisión dividida de su Comité Ejecutivo, el apoyo al gobierno obtuvo 12 votos contra diez), ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
CINE. Camino al oscar: Vidas pasadas

Con sabor a clásico

Cultura Suscriptores
Novela de Olga Tokarczuk

En el final de la literatura

Cultura Suscriptores
A 39 años de We Are the World

El feat más grande del mundo

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Mundo Suscriptores
Contra la ultraderecha

Oigo a un monstruo respirar