Un valle de misterios - Brecha digital

Un valle de misterios

Javipark: en un año el valor de los terrenos se multiplicó por seis

El caso del fraccionamiento y venta de los solares del Valle di Saronno, de Maldonado, se ha convertido en una caja de sorpresas. Nuevos datos revelan extraños movimientos de compraventa del padrón de diez hectáreas en el año anterior a que lo adquiriera Javipark sa para fraccionarlo. Entretanto, la Dirección General Impositiva sigue investigando al apoderado de la firma, el edil herrerista Rodrigo Blás, denunciado por subescriturar terrenos con la intención de evadir al fisco. Además, según supo Brecha, en unos días pesará otra denuncia sobre el precandidato blanco a la Intendencia de Maldonado para que la justicia investigue si hubo otros delitos.

 

En poco más de un año, entre febrero de 2010 y marzo de 2011, el terreno de diez hectáreas que hoy es el fraccionamiento Valle di Saronno, lindero al barrio Lausana de Maldonado, multiplicó su valor por seis. Durante ese lapso tuvo cinco propietarios, en su mayoría vinculados al Partido Nacional. El primer dueño y el último, luego de un llamativo pasamanos de compraventa de por medio, comparten domicilio legal en el estudio del contador Juan Alberto Etcheverrito. Y como si faltaran ingredientes extraños, los actuales propietarios comenzaron los trámites del fraccionamiento ante la Intendencia de Maldonado cinco meses antes de acreditar la propiedad del inmueble. Recién seis días después de obtener la autorización de la comuna para fraccionar, inscribieron la escritura en el Registro de Traslaciones y Dominio del Ministerio de Educación y Cultura (mec).
De acuerdo a datos proporcionados por la Dirección General de Registros del mec, a los que accedió Brecha (véase reproducción del documento en la página 7), el primer dueño del padrón de diez hectáreas era Marcel Erwin Melhen. Se trata de un empresario argentino, miembro de un clan familiar poseedor de vastas propiedades en la Playa Brava de Punta del Este, investigado desde 2008 como sospechoso de haber sacado dinero ilegal de su país a través del banco J P Morgan. Además, su familia era propietaria del fraccionamiento Lobos, donde existen construcciones bajo sospecha de lavado de dinero.
El 5 de febrero de 2010 este poderoso empresario resolvió, aparentemente, desprenderse del padrón aludido y venderlo en 80 mil dólares. Un precio irrisorio para una zona ubicada a metros del mar y junto a Pinares, uno de los barrios más cotizados de Punta del Este. En aquel momento de boom inmobiliario, un lote de 600 metros en el vecino Lausana costaba unos 40 mil dólares.
A los efectos de la venta, Melhen registró su domicilio legal en Paraguay 1246 (Montevideo): allí funciona el estudio del contador Juan Alberto Etcheverrito, sindicado durante años como un centro de lavado de activos a través de sociedades anónimas financieras de inversión, safis (véase recuadro).
Lo curioso del caso es que la compradora en esa ocasión, Sara Luz Baigorria, vendió el predio 18 días después, el 23 de febrero de 2010, en 255 mil dólares. De esta señora se sabe que vivía en la torre gemela a la que ocupa la inmobiliaria del edil y precandidato a la Intendencia de Maldonado Rodrigo Blás. También, que cuando compró el terreno a Melhen era una uruguaya soltera, y cuando lo vendió, poco después de dos semanas, era de nacionalidad peruana y estaba casada con Guillermo Reyes. Por si no bastara la incongruencia para levantar sospechas sobre la identidad de la compradora, surgen otras interrogantes. ¿Por qué un empresario como Melhen se desprendería de un solar que 18 días después de la transacción triplicaría su valor? ¿Qué fenómeno disparó el precio de esa forma? Un misterio.
El nuevo propietario del terreno que a la sazón se convertiría en el Valle di Saronno fue el carolino Diego Rodríguez Montañez, actual concesionario del parador Posto 5, en Punta del Este, cuya familia se vinculó tradicionalmente al Partido Nacional. Cuatro meses antes de comprar esas diez hectáreas del padrón 21.979, Rodríguez había adquirido las acciones de la fm 95.1 (News), que operaba desde Manantiales, según consta en documentos del Ministerio de Industria. Y menos de tres meses después de adquirir ese predio, lo vendió en 450 mil billetes verdes. ¿Qué hizo que el terreno se apreciara casi un 70 por ciento en tan poco tiempo? Otro misterio, por el momento.
Los nuevos propietarios fueron tres mujeres: Nélida Rocca, Lorena Sánchez y Elizabeth Rullán. Por lo menos las dos primeras estaban casadas con hombres vinculados al Partido Nacional y a la empresa de tratamiento de residuos Aborgama Ducelit. Rocca era la esposa de Rogelio Garmendia, presidente de la citada firma y afín al Herrerismo, mientras que Sánchez era la esposa del ex edil nacionalista Fernando García (2000-2005), quien además tenía un cargo jerárquico en Aborgama. Rullán, en tanto, estaba casada con Serafín Criado.
A estas tres familias el terreno les duró un poco más que a los anteriores compradores: diez meses. Fueron quienes lo vendieron a Javipark sa el 28 de marzo de 2011 por la suma de 495 mil dólares, según consta en el Registro de Traslaciones y Dominio. Y aquí surge otro dato que llama la atención: el domicilio legal de Javipark sa, firma de la que nada se sabe por el momento, es el mismo que el de Marcel Erwin Melhen: Paraguay 1246, el estudio del contador Etcheverrito. Además, un terreno que de febrero a mayo de 2010 pasó de costar 80 mil a 450 mil dólares, diez meses después apenas se incrementó en 45 mil dólares.

MOVIDA PARALELA. Otro hecho curioso de este carrusel de compradores del padrón 21979 (que empieza y termina la vuelta en el polémico estudio montevideano) es que Javipark sa inició el trámite para fraccionar el inmueble antes de registrar la escritura. La solicitud de aprobación presentada por el ingeniero agrimensor José Bonilla entró a la Intendencia de Maldonado el 17 de noviembre de 2010. Entonces el profesional abrió el expediente a título personal, aunque la carátula del documento hace referencia directa a Javipark, firma de la cual el edil herrerista Rodrigo Blás es apoderado y administrador. ¿Había un acuerdo entre Javipark sa y los propietarios del momento? Si Garmendia y el ex edil García conocían el proyecto, ¿por qué venderían por apenas 45 mil dólares más de lo que lo compraron a Diego Rodríguez? Esas diez hectáreas, fraccionadas en unos cien solares a un precio promedio de 40 mil dólares la unidad les habrían reportado 3 millones de dólares (descontando, aproximadamente, 20 por ciento de costos por gestión de servicios y sesión de terrenos para uso público).
Cabría preguntarse, también, cómo es posible que una firma inicie un trámite de esta índole sobre una propiedad que compraría cuatro meses después. Según fuentes consultadas en el área de Jurídica de la Intendencia de Maldonado, ésta no verifica la propiedad del lote, en el entendido de que, si hay un inconveniente posterior, es un asunto de privados.
Así que durante esos cuatro meses en los que el predio era propiedad de las señoras de Garmendia y del ex edil García, el expediente siguió los carriles administrativos por diferentes reparticiones de la comuna. En algún momento se detectó que los padrones habían sido diseñados de 600 metros cuadrados, cuando la ordenanza en esa zona establece que deben ser de mil metros cuadrados, así que en la Intendencia resolvieron aprobar una excepción. Eso fue el 22 de marzo de 2011, fecha en que el expediente pasó a la Junta Departamental que –como se sabe– es la que tiene la última palabra en la aprobación de excepciones a las ordenanzas.

ASUNTO DE BANCADA. Un dato no menor es que apenas seis días después, el 28 de marzo, Javipark sa inscribió la compra del terreno ante el Registro de Traslaciones y Dominio. Casi dos meses después, el 13 de mayo de ese año, la Comisión de Planeamiento y Ordenamiento Territorial del legislativo departamental resolvió aprobar el fraccionamiento con las citadas excepciones. Entre los cuatro ediles firmantes del informe favorable figuran José Hualde, quien actualmente integra el sublema Unión y Cambio junto al edil y precandidato a la Intendencia Rodrigo Blás.
Como publicara Brecha, el dirigente nacionalista es investigado desde febrero pasado, cuando el procurador Gastón Villamayor lo denunció ante la dgi por subescriturar terrenos del Valle di Saronno. Desde entonces, el equipo de Rentas ha interrogado a varios funcionarios de Blás Propiedades y recopilado documentación para probar que numerosos terrenos fueron escriturados por un precio inferior a su valor real. De esta forma el vendedor, Javipark sa, se ahorraría el pago de impuestos por la transacción. En este proceso no sólo está involucrado Blás: de acuerdo a los testimonios recabados por Brecha, otros ediles del sector Unión y Cambio estaban en conocimiento de las maniobras. Según grabaciones en poder de este semanario y de la dgi, por lo menos el herrerista Darwin Correa participó en la operativa. A esto se suma al menos una escribana que, además, es funcionaria del área de Jurídica de la Intendencia de Maldonado. A la luz de esta situación y al margen de la investigación iniciada por la dgi, Brecha está en conocimiento de que próximamente se presentará una denuncia penal, con el fin de que la justicia investigue no sólo si se produjo evasión tributaria sino otros delitos de mayor gravedad.


Etcheverrito recargado

 

El contador Juan Alberto Etcheverrito (70) dirige uno de los estudios contables-administrativos más prestigiosos del país. Además representa a calificadas marcas extranjeras y promueve desarrollos inmobiliarios.
Su nombre ha sido reiteradamente mencionado en los últimos 15 años, porque muchas de las sociedades anónimas financieras de inversión (safi) constituidas en su estudio fueron vinculadas a múltiples maniobras de lavado de dinero.
Uno de los casos más emblemáticos fue el de Daforel sa, la empresa que en la década del 90 contrabandeó armas argentinas a Ecuador y Croacia. La empresa era presidida por Ángela Chiodi, una jubilada de 85 años, a esa altura además discapacitada, que había trabajado años como administrativa en el referido estudio. Pero también presidía o administraba otras 60 empresas. Por su parte, Ángela Díaz, hermana del entonces director de la Dirección General Impositiva, Joaquín Díaz, presidía o administraba otras 137 empresas constituidas en el mismo lugar.
Etcheverrito apareció nuevamente en los últimos meses a consecuencia de investigaciones por lavado de dinero argentino en Punta del Este. Por otra parte, a principios de este año se informó que Vertland sa, integrada por el contador, fue la primera en presentar un proyecto de magnitud en el denominado “eje Aparicio Saravia”, un proyecto emblemático de la administración Óscar de Los Santos.
Se trata de un megaproyecto inmobiliario para el barrio Rincón del Indio, de Punta del Este. La inversión supera los 200 millones de dólares y la propuesta, a estudio de la Junta Departamental de Maldonado, incluye complejos residenciales, un “condo-hotel” y emprendimientos comerciales, entre ellos una zona franca.
Ahora se sabe que el vendedor original de la tierra donde se hizo el fraccionamiento Valle di Saronno, y la empresa Javipark sa, tienen sede en Paraguay 1246, donde funciona el estudio de Etcheverrito.

Artículos relacionados